Daniela Ospina cierra la puerta a James Rodríguez 

stop

La colombiana ha sido clave en el cambio de actitud del jugador

El lío que enfrenta a James Rodríguez con Daniela Ospina en Madrid

21 de septiembre de 2016 (11:06 CET)

Su mayor apoyo. Daniela Ospina es una de las principales culpables del cambio de actitud y de rendimiento de James Rodríguez. La pareja lleva más de siete años y medio de inseparable amor, por lo que el ánimo de su media naranja es clave para el crack blanco. En este caso, parece que la esposa del futbolista le condiciona más de lo apreciado. Y es que antes de que su futuro estuviera claro en el Real Madrid, Ospina ya apostó porque se quedase en el Santiago Bernabéu. Dicho y hecho.

Aquí no queda todo. Desde que regresaron de sus vacaciones familiares estivales, la actitud del James en lo futbolístico ha cambiado radicalmente. Tras una temporada en la sombra, el colombiano llegaba con ganas de volver a resurgir y a reconquistar la confianza de Zinedine Zidane. De hecho, parece que su trabajo empieza a dar sus frutos y, en el pasado partido frente al RCD Espanyol, James debutó esta temporada como pieza del once titular.

Una temporada complicada

Sin embargo, la tarea de Daniela no ha sido coser y cantar. El jugador pasó una mala campaña el curso pasado. Más allá de tener que defender un rol prácticamente residual en el equipo blanco en lo deportivo, su actitud extradeportiva no le dejó en mejor lugar. El centrocampista protagonizó una serie de episodios que le dejaron en evidencia en numerosas ocasiones. Todo esto no cayó nada bien al club madridista que quiere evitar todo tipo de polémicas. Le pasó factura.

Al parecer, Ospina tuvo mucho que ver en este cambio de actitud. El comportamiento poco disciplinario de James se corresponde con los siete meses en los que su esposa se marchó a Colombia para participar en un reallity. Daniela pasó más de medio año fuera de la capital española, ya que estuvo trabajando en el 'Mira quien baila' de su país natal. En este caso, todo apunta a que Rodríguez no llevó bien la soledad y tapó la marcha de su familia con salidas nocturnas y otros episodios poco deseados.

Ahora, con la vuelta de su esposa y su hija, las tornas han cambiado. La colombiana quiere que el futbolista se centre en su trabajo y en su familia, por lo que las fiestas se han terminado. La rutina y las escapadas con sus más allegados marcan el día a día de James. Parece que este cambio ya está dando sus frutos. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad