Dani Ceballos monta el show al final del Real Madrid-Betis | EFE

Dani Ceballos calienta el viaje de vuelta del Real Madrid con un show

stop

El andaluz la lía después del partido ante el Deportivo

21 de agosto de 2017 (10:41 CET)

Carne de banquillo. Dani Ceballos volvió a ver otro partido desde la banda. El ex del Betis fue convocado, pero no tuvo ni un minuto ante el Deportivo de La Coruña.

 Con el de ayer, ya son cuatro partidos oficiales en los que no huele el once titular, y en los  que hasta el momento acumula tan solo 10 minutos. Fueron los que disputó en el Santiago Bernabéu en la vuelta de la Supercopa de España ante el FC Barcelona. Ceballos entró en el minuto 80 sustituyendo a Toni Kroos cuando el partido y la eliminatoria ya estaban resueltos.

Desde la T4 del Santiago Bernabéu ya se lo advirtieron cuando blancos y blaugrana intentaron hacerse con sus servicios en la apertura del mercado futbolístico.

Si firmaba por el Madrid tendría que aceptar la suplencia o ir cedido a otro equipo si quería tener minutos, pues otros cracks están por delante.

Ceballos elige

Por su parte, los culés le aseguraron protagonismo, pero Dani prefirió poner rumbo a Chamartín, aunque ello implicara tener que luchar el doble por hacerse un sitio en el once.

No obstante y pese al aviso de los responsables blancos, Ceballos esperaba algo más. Aceptó de primer grado no ser suplente desde el primer día, pero esperaba tener más oportunidades. Sobre todo en los partidos ya encarrilados. Pero aunque los de Zidane tengan el partido controlado, Ceballos no es la opción para dar refresco al equipo.

Show en el banquillo

La situación tiene al centrocampista con la mosca tras la oreja. La cara del futbolista en el banquillo de Riazor era un poema. Con su gesto lo decía todo. Y en el vestuario empiezan a notar su malestar.

Algunos jugadores blancos saben del carácter difícil del andaluz y aseguran que si esto sigue así el media punta no se morderá la lengua y podría provocar un incendio en el vestuario. Ojo al polvorín.

Será tarea de Zidane y de su mano izquierda para calmar al futbolista y hacerle ver que la temporada es larga, lo que tarde y temprano le brindará su oportunidad. Esto acaba de empezar.