Cuatro jugadores del Real Madrid se burlan a escondidas de Cristiano Ronaldo

stop

Sus compañeros aún le están buscando para que dé la cara

El mal perder de Cristiano Ronaldo crece día a día | EFE

23 de enero de 2017 (09:20 CET)

Tenía que dar la cara. Demostrar que las derrotas ante el Sevilla y el Celta fueron una casualidad. Lo que logró el Real Madrid es dejar patente que sufre un problema y debe arreglarlo con urgencia. El equipo sufrió un bajón a mediados de enero y no se ven síntomas de recuperación.

Se ve especialmente agotado a uno de los jugadores. Cristiano Ronaldo debería haber sido el que se cargara el equipo a la espalda. El que alzara la voz cuando el resto del equipo no da más de sí. El luso es el que tiene que dar ese plus.

Lo que vimos fue un jugador cada vez más obsesionado, que solo piensa en terminar con su sequía con el gol.

El vestuario está muy decepcionado con el portugués. No solo por su mal juego, sino porque no deja el sitio a nadie. Sabe que no está bien, pero igualmente quiere jugarlo todo. Él y nadie más.

Cristiano oportunista

Todo iba bien en los buenos momentos para CR7. Acaparaba las portadas y quería ser el gran líder del equipo que lo ganaba todo. Cuando las cosas  van mal el portugués desaparece. Ya no quiere llevarse todos los focos.

Las decepciones de sus compañeros son evidentes. Esperaban más de él y las reacciones inundan el vestuario. Cuatro de sus compañeros ya le vieron el plumero hace tiempo. Sabían que cuando no hubiera nada que celebrar el '7' del Madrid se esfumaría. Y así ha sido. Prefieren tomárselo a broma.

Se lo toman a broma

Álvaro Morata es el que más se ríe de la situación. Si no le dan oportunidades no se va a preocupar de lo que le pase a Ronaldo. Cada ocasión que falla es una fiesta para el madrileño.

Luka Modric le sigue la broma. Al croata le dele más porque tiene que sufrirlo en el terreno de juego. Pero si se tomara en serio los numeritos del Balón de Oro terminaría desquiciado. Mejor comentarlo con Gareth Bale, gran amigo del centrocampista y otro de los que se ríe a escondidas de Cristiano. Entre los dos comentan lo que era un secreto a voces: el globo de CR7 se deshincha.

Junto a ellos está Toni Kroos. Él sabe bien lo que es el líder de un equipo y en Cristiano no lo ve por ningún lado. Los líderes no se esconden cuando corren malos vientos. A él aún lo están buscando.