“Cuando llegaba olía a alcohol”. Florentino Pérez calla las fiestas locas de un crack del Real Madrid | EFE

“Cuando llegaba olía a alcohol”. Florentino Pérez calla las fiestas locas de un crack del Real Madrid

stop

La plantilla blanca ha vivido grandes escándalos

10 de octubre de 2017 (17:25 CET)

El peso de los futbolistas en la vida social ha sido un factor muy claro desde los inicios del deporte. Hoy en día, los jugadores son iconos mundiales cuyas acciones se miden al milímetro, y aún así cometen errores.

Hace diez años, por extraño que parezca ahora, las redes sociales no jugaban un papel tan importante en la imagen de cada futbolista y club. Las salidas de tiesto de los jugadores era, por tanto, más fáciles de enmascarar.

Pero pese a la férrea protección que imponían los equipos sobre sus estrellas –que han acabado derivando en un control absoluto de la información por parte de cada club- todo acababa sabiéndose.

El caso más sonado

Es el caso de las fiestas que se corrían “el clan de los brasileños”. Con Ronaldo a la cabeza, Roberto Carlos y Robinho llegaron a comparecer a los entrenamientos con claros signos de resaca.

Al ser preguntado por los hechos, el director deportivo en ese momento, Pedja Mijatovic, aseguró que “algunos futbolistas no estaban en condiciones óptimas para hacer su trabajo.

El defenestrado presidente durante esa época, Ramón Calderón, fue más allá, y en su momento dejó unas declaraciones muy duras contra su vestuario. “Cuando llegaba olía a alcohol”.

Un patrón que se repite

El ego de los futbolistas es difícil de manejar. Son jóvenes con mucho poder en sus manos y poco consejo en muchas ocasiones. Por ese motivo, muchos cometen errores. Con la destitución de Carlo Ancelotti del Bayern Munich, han sido muchos barcelonistas los que han recordado que con el italiano la plantilla blanca hacía lo que quería.

Jesé fue uno de los casos más sonados en el descontrol existente dentro de Valdebebas. Su afición por la música y el ocio nocturno le condenó en Chamartín, y volvió a ser determinante en su salida del Paris Saint-Germain.

Aún así, ningún caso fue más sonado que el de Cristiano Ronaldo en su fiesta de cumpleaños. Tras perder por 4 a 0 en el derbi frente al Atlético de Madrid,  el portugués decidió seguir adelante con la fiesta de su 30 cumpleaños junto al cantante Kevin Roldán.

El resultado de esa temporada fue gratamente recordado por Gerard Piqué y dejó una muestra más del descontrol que puede producirse en un vestuario de grandes figuras. Florentino Pérez ha logrado reconducir la situación desde entonces y sus jugadores no han protagonizado ningún nuevo escándalo, pese a no haber dejado de disfrutar de la noche y su oferta de ocio.