Cristiano Ronaldo tiene un feo muy feo con Gareth Bale (y una bronca con un jugador del Real Madrid)  

stop

El Real Madrid se impone al RCD Espanyol (2-0)

El mensaje más contundente de Gareth Bale a Florentino Pérez | EFE

18 de febrero de 2017 (18:48 CET)

La cara y la cruz. Prueba superada. Una vez más, el Real Madrid ha vuelto a hacer los deberes en el Santiago Bernabéu. Este sábado, los blancos se han impuesto ante el RCD Espanyol, venciendo a los pericos por 2-0. Tres puntos más y líderes.

La tarde ha sido de lo más productiva en el coliseo blanco, ya que los de Zinedine Zidane han impuesto su futbol ante el incómodo cuadro de Quique Sánchez Flores. Con un arranque un tanto terco, Álvaro Morata ha abierto la lata goleadora.

Con la mínima ventaja en el marcador, los madridistas no han pasado apuros, aunque tampoco lo han tenido fácil para ampliar las distancias. Y es que finalmente Gareth Bale ha sido el revulsivo; en su regreso al terreno de juego, ha marcado un gol determinante. Ha sentenciado el partido.

El ansiado retorno

Cuando faltaban poco más de 20 minutos para que el encuentro terminase, Zizou le ha dado órdenes para que se visitera. Tras calentar por la banda durante los minutos de la segunda mitad, Bale se vestía de nuevo con la zamarra blanca.

Después de 88 días de baja por lesión, el de Cardiff volvía a saltar al terreno de juego. La ovación del público madridista ha sido bestial; en las últimas semanas había sido el gran reclamado. Su regreso era más que deseado por parte de la afición, de los responsables y del cuerpo técnico.

Como un gran líder

Ha llegado el día. Como era de esperar, el galés no ha desilusionado a nadie. Es más, ha regresado por la puerta grande. Demostrando que está al mismo nivel que cuando se lesionó, Gareth se ha marcado una vuelta espectacular. Con gol incluido.

La gran mayoría de los compañeros del Madrid han celebrado este regreso con caras de alegría. Sin embargo, parece que un jugador especial tenía otros problemas en mente. Cristiano Ronaldo ha marcado la cruz en esta batalla.

El crack portugués ha vuelto a firmar un partido dudoso. Dejando muchos destellos de calidad, las jugadas fallidas también le han perseguido. No está al altísimo nivel de las últimas temporadas, por lo que el primer autocrítico es él mismo.

Las quejas, las caras largas, las lamentaciones. Todo ha estado presente en este duelo ante el Espanyol. Y es que al parecer, Bale ha pagado los platos rotos de CR7.

Los feos de 'Cris' a Bale

Mientras que la gran mayoría de los compañeros han aplaudido al galés cuando ha saltado al verde, 'Cris' estaba más preocupado de otras cosas. Seguía mirándose el ombligo.

Aun así, aquí no ha quedado todo. La gota que ha colmado el vaso ha llegado con el gol del atacante inglés. Lucas Vázquez, Isco, Casemiro, Carvajal. Los futbolistas han corrido a celebrar y felicitar al crack. ¿Cristiano? Se ha marchado con la cabeza bajada al centro del campo.

Tanto es así que este enfado personal ha durado hasta el final de la batalla. Cuando el árbitro ha pitado el final del partido, la gran mayoría de madridistas se han acercado a hablar con Bale y a ovacionar a la afición.

 

¿Cristiano? Se ha marchado a quejarse con los colegiados. Como si de una derrota grupal se tratase. Y es que una vez más, el portugués ha impuesto su interés personal al del grupo. Incomprensible.

Tres feos seguidos del luso al galés que evidencian los celos de 'Cris' con Gareth. Al final del encuentro todos los flashes y las cámaras buscaban a Bale. Impotencia de CR7.

Los reproches a Lucas Vázquez

Aun así, el de Cardiff no ha sido el único perjudicado por el día gris del portugués. Ronaldo no ha dudado en reclamarles a Isco Alarcón y a Lucas Vázquez varias ocasiones.

En especial, el gallego ha sido el más señalado por Cristiano. "¿Por qué no me la has pasado?" y otras expresiones menos amigables. El atacante de Madeira se ha visto superado, mientras que Bale ha regresado mejor que nunca tras 88 días fuera del verde, la bestia lusa no despierta. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad