Cristiano Ronaldo se entera del último numerito de Neymar en el PSG

stop

Ha llegado a oídos del crack del Real Madrid una bomba sobre el brasileño

08 de noviembre de 2017 (16:55 CET)

A Cristiano Ronaldo le ha llegado un secreto de Neymar que deja en muy mal lugar al brasileño. Gracias a su gran amigo en el vestuario del Real Madrid, Marcelo, Cris se ha enterado de que Neymar no está al cien por cien centrado en lo deportivo.

Y es que según el lateral izquierdo del Real, su compañero de selección está más pendiente del móvil que de la pantalla cuando Unai Emery hace las charlas de preparación de los partidos.

Parece ser que el crack brasileño no presta ninguna atención a su entrenador cuando éste da instrucciones al equipo respecto a qué hacer en el siguiente partido. Sentado al final de la sala y mirando el móvil, Ney pasa de su entrenador.

Algo que no hace otra cosa que empeorar aún más las relaciones entre el ex de Barça y su entrenador. Y es que, según apuntan algunos medios, las relaciones entre el delantero y Emery son muy malas.

El brasileño,  que estaba acostumbrado a tener ciertos privilegios cuando jugaba en Barcelona, se ha encontrado con un Unai que no tiene intención de dar manga ancha a ninguna de sus estrellas.

Por su parte, el crack de Brasil ya le ha hecho saber a los propietarios del PSG que vayan buscando un nuevo entrenador de cara a la temporada que viene. Ney quiere un crack en el banquillo capaz de ganarlo todo en Francia y en Europa y saber gestionar una plantilla con tantos cracks, algo para lo que, según él, el técnico vasco no está preparado.

¿Futuros compañeros?

Unas informaciones que también han llegado a Cristiano Ronaldo, que no da crédito. Lo curioso es que, tal y como se está hablando en los últimos días, quizás Ronaldo y Neymar serán compañeros en un futuro no muy lejano.

Florentino Pérez tiene la intención de fichar al brasileño cuando este decida abandonar París. Ney ya le ha transmitido a su entorno y a Nasser Al-Khelaïfi, dueño del PSG,  que si no gana la Champions y el Balón de Oro en dos años se irá. Y Florentino lo sabe.