Cristiano Ronaldo se calienta la boca hablando de Messi antes del Real Madrid-Nápoles

stop

Los hombres de Zidane no cometen el error del Barça y encaran la eliminatoria de Champions

Cristiano Ronaldo manda un recado a Messi | EFE

15 de febrero de 2017 (22:48 CET)

No hubo susto en el Bernabéu. El Real Madrid ha superado de sobra aquellos tiempos en que los octavos de final de la Champions se convirtieron en un infierno. Sin desplegar un gran fútbol, el cuadro blanco se ha convertido en un equipo con mucho oficio.

Empezaron con pájara y el Nápoles se adelantó en el luminoso. Fue solo un espejismo. En seguida remontaron los pupilos de Zinedine Zidane hasta sentenciar el choque con solvencia (3-1).

Benzema ('18), Kroos ('49) y Casemiro ('54) deshicieron el embrujo provocado con el tempranero gol de Insigne ('8). Pero hubo alguien que faltó a la cita con el gol. El gran crack cuajó otro partido para el olvido.

Cristiano Ronaldo no atraviesa un gran momento futbolístico. Más activo que en los últimos choques, combinó con Benzema, asistió a Kroos y generó ocasiones. Pero ya no es el killer que fue. Está muy lejos de su mejor versión y parece difícil que pueda volver a levantar un Balón de Oro.

Como Leo Messi. El astro argentino, que venía encadenando distintas actuaciones divinas, se vistió de luto en París. Con el Barça fuera de la Champions no hay Balón de Oro que valga. Eso le sube el ego a Cristiano, consciente de que sin Messi será más fácil repetir.

La rajada de la previa

Este fue uno de los temas del día en la expedición del Madrid, según ha podido saber Diario Gol. Aunque el asunto estrella fue el partido en el Parque de los Príncipes.

Cristiano soltó una buena rajada del Barça y se calentó la boca por momentos hablando del mal partido que firmó Messi. Fue un desastre, perdió balones tontos y no generó peligro. El único que estuvo a la altura, según comentaron los futbolistas blancos, fue Neymar.

El Barça, que parecía que ya había conquistado el triplete por alcanzar la final de Copa, tropezó estrepitosamente. Dio vergüenza. Y quedó demostrado que el equipo no está bien. Y esta vez no es una cuestión de forma física. Es un problema de juego. No juega a nada.