Cristiano Ronaldo elige el tridente del nuevo Real Madrid (y hay sorpresa) | EFE

Cristiano Ronaldo pide a Zidane dejar un crack en el banquillo

stop

La estrella del Real Madrid abre fuego contra un compañero

14 de octubre de 2017 (10:43 CET)

Fuego abierto. Cristiano Ronaldo ha regresado a la disciplina del Real Madrid más autoritario que nunca. El futbolista portugués ya ha manifestado a Zidane sus preferencias sobre algunos jugadores.

Desde que arrancó la temporada, está siendo imposible ver a la BBC en acción. Primero, la sanción de Cristiano, después la lesión de Benzema y, ahora que el francés parece recuperado, el que está de baja es Gareth Bale.

Esta situación es, en realidad, una bendición tanto para Zidane como para el resto de jugadores que pueden cohabitar en el flanco ofensivo del Madrid. Más oportunidades.

Sin embargo, el consolidado centro del campo de la plantilla hace que los escasos huecos en ataque se los tengan que repartir entre Marco Asensio, Isco y, en menor medida, Lucas Vázquez.

Los roles están muy claros. Isco entra en las rotaciones de la medular cuando puede, pero Zizou lo prefiere más adelantado, jugando de mediapunta con dos delanteros.

El problema es que Cristiano le ha puesto la cruz. Cree que se está convirtiendo en la nueva estrellita y no le gusta que le quite protagonismo. La relación entre ambos nunca ha sido muy fluida.

El origen del problema surgió cuando James Rodríguez todavía estaba en el equipo. El colombiano, que le pasó la mano por la cara estando Ancelotti, perdió fuelle con Benítez y Zidane.

Poco a poco, Isco le fue comiendo la tostada y se impuso a James en las alineaciones. Ello no gustaba a Ronaldo, que se sentía más cómodo con su amigo colombiano.

Finalmente, la decisión del entrenador se impuso. James firmó dos temporadas para el olvido e hizo las maletas rumbo al Bayern de Múnich, cedido.

Asensio antes que Isco

Sin embargo, el portugués sigue teniendo cruzado a Isco. Hasta el punto que ya se ha pronunciado sobre sus preferencias para los próximos partidos. Si hay bajas de la BBC, prefiere a Asensio.

Y no es que sienta devoción por el jugador llamado a ser la nueva estrella y a quitarle el puesto en el futuro. Pero ve que Asensio es más humilde y cuando coinciden en el campo, trabaja más para Cristiano. Al mallorquín no se le caen los anillos si tiene que hacer más trabajo sucio.

En cambio, Isco juega siempre para lucirse. Para provocar el “ole”, obviando más de lo habitual las posiciones de desmarque del portugués. Y Cristiano empieza a estar cansado de su Magia.

Por todo ello, el luso no ha tenido problemas en confesar sus preferencias a Zidane: prefiere que Isco se quede en el banquillo de inicio. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad