Cristiano Ronaldo lleva cinco días sin hablarse con Sergio Ramos

stop

El caldo de cultivo que se cuece en el Real Madrid está ardiendo

La envidia de Cristiano Ronaldo con Sergio Ramos | EFE

23 de marzo de 2017 (21:44 CET)

Al rojo vivo. Así está la olla a presión en la que se ha convertido el vestuario del Real Madrid. Las tensiones que se cocían a fuego lento ya están hirviendo.

La situación es de especial gravedad porque implica a los dos peces más gordos del Madrid. Los dos líderes: Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo.

Los pesos pesados del vestuario blanco tuvieron un fuerte desencuentro el último partido de Liga, previo al parón de selecciones. Jugaban contra el Athletic Club.

Zinedine Zidane tomó la polémica decisión de sustituir a Cristiano en San Mamés. El luso abandonó el campo hecho una furia. Con su ya habitual palabro para los días de enfado.

"Fódase", espetaba el portugués de forma reiterada. Dio la mano a Zidane de forma vehemente, sin mirarle a la cara. Su actitud no gustó y fue reprimido por Ramos.

El capitán del Madrid, líder indiscutible y jugador más decisivo del equipo, pilló por banda al luso. No lo hizo de malas formas, sino con tacto.

Pero, según publica Voz Pópuli, Ramos le "llamó la atención". "Una llamada al orden que no ha caído bien a la estrella madridista".

Desde entonces, ni se hablan. Aunque el de Camas no fue excesivamente duro, Cristiano no acepta reprimendas ni de su madre. Menos de un compañero.

Ni una palabra, ni un mensaje

El portugués considera que está por encima de cualquier jugador en el Madrid. Y aunque con Ramos es con el único que tiene un trato de igual a igual, no tolera la regañina.

Cada uno tomó vuelos en direcciones opuestas. Cristiano se concentró con la selección de Portugal y recogió distintos premios en su país que le recuerdan lo bueno que es.

Ramos se fue a la concentración de Julen Lopetegui con la selección española y dedicó el tiempo a hacer buenas migas con su enemigo del Barça Gerard Piqué.

Han pasado cinco días desde el duelo en San Mamés y no se han dirigido la palabra. Ni han hablado por escrito desde que Ramos pegó el toque a Ronaldo. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad