Cristiano Ronaldo llamó a Neymar (o la conversación con Marcelo. Y lo que pasó)

stop

El luso y el brasileño llegan a un pacto de mínimos que permitirá la operación que más revuelo puede causar en el mundo del futbol

Madrid, 09 de mayo de 2018 (17:25 CET)

Entre compromiso carente de interés y compromiso carente de interés, el Real Madrid prepara la final de la Champions League en el campo y la próxima temporada en los despachos.

Con los partidos restantes de Liga vistos como un mero entrenamiento para Kiev, el equipo de Zidane fija sus en la copa europea mientras la directiva blanca va dando pasos de gigante en el cierre de nuevos fichajes antes del Mundial.

Florentino Pérez cada vez es menos amigo de alargar los traspasos veraniegos y convertirlos en dramas. Por ese motivo tiene gran parte de la operación para fichar a Neymar lista para cerrarse.

En consecuencia, ha querido dejar constancia a los pesos pesados de la plantilla, consciente de la importancia de hacer política en un vestuario que ya está en la historia de la Champions League y el 26 de mayo puede agrandar su leyenda.

“Y ahora celebra tu golito”. Mofas a Messi. O Cristiano Ronaldo dispara | EFE

La dupla soñada

Con Gareth Bale y Karim Benzema asomando por la rampa de salida, Ronaldo seguirá siendo el líder indiscutible de la plantilla merengue, pero la idea de Florentino es que vaya cediendo ese puesto al brasileño, y en ese sentido se han encaminado los últimos movimientos presidenciales.

El magnate del Madrid puso a trabajar toda la maquinaria pactista dentro del club y la pieza clave en este acercamiento entre Ronaldo y Neymar ha sido Marcelo. El lateral zurdo tiene buena sintonía con ambos y a raíz de su intermediación, el luso y el carioca se han puesto en contacto.

Los dos futbolistas mantienen el respeto por el otro y la idea es que compartan el peso del equipo. Igual que Kaka’ estaba llamado a ser el compañero de Ronaldo durante el primer verano de gasto de Florentino, Neymar deberá ser a la vez el compañero y el relevo generacional en el que Bale no ha podido convertirse.

Ronaldo entiende que necesita esta ayuda en el tramo final de su carrera, y está dispuesto a ceder terreno para la consecuente toma de posesión de Ney. Ambos han decidido aparcar su ego de inicio para seguir haciendo historia en el Santiago Bernabéu.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad