Cristiano Ronaldo le baja los humos a Messi 

stop

El resurgir del portugués señala al Barça

Cristiano Ronaldo marca un hat-trick en el Real Madrid-Alavés | EFE

29 de octubre de 2016 (19:11 CET)

Hay Cristiano para rato. Aquellos que creían que Cristiano Ronaldo ya no volvería a brillar, iban más que equivocados. El crack portugués ha atravesado una sequía goleadora complicada, pero finalmente parece que la luz vuelve a brillar en las botas del luso. El delantero blanco terminó la temporada pasada por todo lo alto; consiguió meterse el título de la Undécima en el bolsillo marcando el gol decisivo y en la Eurocopa de Francia también consiguió conducir a Portugal hasta la final.

Sin embargo, el inicio de curso no ha sido para tirar cohetes. El de Madeira se lesionó en la final de la competición por naciones el pasado verano, por lo que su incorporación al Real Madrid tras las vacaciones estivales fue complicada. El luso debutó semanas más tarde que el resto de compañeros y, una vez sobre el terreno de juego, no consiguió retomar el rendimiento habitual. Hasta el día de hoy, Cristiano únicamente había conseguido anotar cuatro tantos; el rol de líder estaba apagado y atravesaba por su peor racha como goleador desde que viste la zamarra merengue.

Los culés se fregaban las manos

En tierras azulgranas muchos ya se frotaban las manos. Con el declive de Cristiano, Leo Messi volvía a resurgir como principal favorito para llevarse el Balón de Oro. Sin embargo, tras el encuentro de hoy, nadie puede cantar victoria. Ronaldo ha vuelto a demostrar que es un jugador decisivo, desequilibrante y goleador. El atacante blanco ha anotado un ansiado hat-trick.

El portugués sabía que debía despertar cuanto antes. La afición y la plana mayor del Madrid empezaban a perder la paciencia y el líder debía regresar. Por ello, como ha adelantado Diario Gol, el delantero no ha dudado en reunirse con los 'capos' del vestuario blanco para pedirles todo su apoyo. La reunión ha dado sus frutos; Cristiano quería que este sábado fuese su partido y, efectivamente, lo ha sido.

Ante un rival modesto pero incómodo, al que el Barça no logró vencer, el luso ha demostrado que la calidad sigue brillando en sus botas. El de Madeira vuelve a pedir paso como favorito para llevarse el Balón de Oro, por lo que Messi vuelve a tener al gran rival al máximo nivel. La batalla se prevé intensa.