Cristiano Ronaldo fulmina a un jugador del Real Madrid en una cena (y peina a Messi)

stop

El crack portugués ataca a un compañero en un arrebato de celos

Pepe y Cristiano, conspiradores en las cenas durante las noches más crudas de Madrid | EFE

03 de marzo de 2017 (18:37 CET)

Los celos de Cristiano Ronaldo han vuelto a perder el control. El futbolista portugués alucina con el tratamiento que se ha dado a Gareth Bale tras su expulsión.

El futbolista galés fue expulsado en el duelo contra Las Palmas por no saber gestionar una rabieta y pegar un absurdo empujón a un rival. Roja directa.

El colegiado no se lo pensó y dejó al Real Madrid con 10 jugadores. Las cosas se pusieron muy feas para los blancos, que llegaron a perder por dos goles de diferencia.

Finalmente empataron con dos tantos de Cristiano Ronaldo. Que se erigió en salvador del equipo la misma noche en que Bale se convirtió en el villano.

Sin embargo, la indignación se apoderó del luso al día siguiente cuando las portadas no se rendían a sus pies ni descuartizaban a Bale.

"Si quieres algo bien hecho, tienes que hacerlo tú mismo", suele decirse en estos casos. Así que Cristiano se despachó a gusto contra Bale en una cena en Madrid.

El luso asegura que si hubiese sido él quién hubiese protagonizado la rabieta, las críticas habrían sido mucho más contundentes. No le falta razón. Pero por algo será.

El insufrible poder de Messi

No es de lo único que se queja Ronaldo. Entre bastidores, el delantero blanco también avisa sobre Leo Messi, al que trasquiló en la misma cena.

Cristiano también muere de celos con el astro argentino. Siempre se queja de que en el Barça todos juegan para él, mientras que en el Madrid no ocurre lo mismo.

El portugués asegura que Bale va a su rollo y los centrocampistas también. Benzema es el único que le da juego. Por ello sus registros individuales han caído.

La autocrítica no existe en el vocabulario de Cristiano, que tiene en el punto de mira a Luis Suárez por el servilismo que profesa a Messi.

El astro de Rosario tiene también a Neymar a su servicio y no solo eso: tiene poder como para cargarse a un entrenador –Luis Enrique– y poner al nuevo. Lo nunca visto. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad