"Cristiano Ronaldo está acabado", el clan del vestuario que apuñala al crack del Real Madrid

stop

Los pupilos de Zidane terminan con bronca tras ganar al Osasuna

Isco celebra su gol con los suplentes españoles del Real Madrid | EFE

11 de febrero de 2017 (23:28 CET)

Tensión en el vestuario del Real Madrid. La presión del FC Barcelona está surtiendo efecto. Los futbolistas blancos están enfrentados aunque mantienen el liderato de la Liga.

El equipo de Zinedine Zidane se impuso este sábado al Osasuna en El Sadar (1-3) en un partido tosco, sufriendo horrores para ganar. El resultado fue engañoso. Sergio León, autor del empate a uno ('32), puso las cosas muy feas a Keylor Navas.

La división en la plantilla blanca es un hecho. El clan español carga contra Cristiano Ronaldo: "Está acabado". Cada vez están más alejados.

El crack portugués marcó el primer tanto del encuentro en Navarra ('24), pero volvió a firmar un partido para el olvido. Desaparecido, creó pocas y malas ocasiones.

En la línea de su compañero Karim Benzema, otro de los señalados por el clan español, que pide protagonismo a gritos. Isco Alarcón lo plasmó con su gol ('62), que el francés no estimó oportuno ni celebrar.

El futbolista malagueño se fue a festejar el tanto con los jugadores que calentaban en banda, entre ellos su amigo Álvaro Morata. El delantero madrileño está muy quemado. Zidane no le dio ni un solo minuto.

Guerra de clanes

Otro miembro del clan español es Lucas Vázquez, que tampoco partió de inicio y fue víctima del cambio de sistema de Zidane. El galo salió con cinco defensas: Ramos, Varane, Nacho, Marcelo y Danilo

Sin embargo, el extremo derecho sí que contó con minutos al final del choque y, pese a su desacierto inicial, los aprovechó marcando el último gol ('93).

Marco Asensio tampoco tuvo oportunidades y vio como James Rodríguez se las llevaba. El colombiano reaparecía en el segundo tiempo tras algunas jornadas de baja por lesión.

Los cuatro españoles están cada vez más hartos de las jerarquías en el Madrid porque entienden que ni Cristiano ni Benzema están bien. Sergio Ramos es el único que, como capitán, hace de enlace entre los dos bandos.

Y el tercer clan, que lo componen los amigos de Gareth Bale –Kroos, Modric y Kovacic, especialmente–, es cada vez más afín a los españoles. Los dos nórdicos y los dos croatas tampoco tragan a CR7.

Tras el partido, y pese a la sufrida victoria, los jugadores estaban tensos en el vestuario. También en zona mixta, como se pudo ver con un Isco mucho más arisco de lo habitual. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad