Cristiano Ronaldo encuentra al enemigo dentro del Real Madrid

stop

El delantero portugués, muy preocupado por la campaña de desprestigio de algunos medios contra su persona 

Cristiano Ronaldo se lamenta tras un gol fallado | EFE

28 de octubre de 2016 (10:41 CET)

Cristiano Ronaldo está de los nervios. Preocupado por la posibilidad de perder el Balón de Oro de 2016 y molesto con la campaña mediática desatada contra él desde el entorno del Real Madrid. En apenas tres meses ha pasado de ser el mejor futbolista del mundo a un jugador con fecha de caducidad. Los elogios se han transformado en pitos y todavía no ha firmado su renovación con el club blanco.

La afición del Bernabéu está dividida con Cristiano Ronaldo. El delantero portugués suscita muchas controversias. Todavía tiene muchos admiradores en la afición blanca, pero día tras día aumenta el número de detractores. Contra el Eibar y contra el Athletic fue pitado en el Bernabéu. Y su situación guarda muchas similitudes con la vivida hace cuatro años por Iker Casillas.

Los precedentes

El actual portero del Oporto tuvo un final muy desagradable en el Real Madrid. En 2012, José Mourinho cuestionó su rendimiento y los problemas para Casillas se multiplicaron con el paso de los meses. De ser considerado el mejor guardameta de la historia pasó a ser criticado y acusado de ser el chivato del vestuario blanco. Y su relación con Florentino Pérez acabó mal. Muy mal.

Sergio Ramos también ha padecido las iras de los aficionados. Sobre todo, desde que renovó su contrato con el Real Madrid hace poco más de un año. Desde entonces, Florentino Pérez ha cuestionado muchas veces su rendimiento. Y, curiosamente, entonces comenzó una campaña mediática contra el defensa andaluz.

Tertulias deportivas

Cristiano Ronaldo es ahora el blanco preferido en las tertulias deportivas. El portugués está indignado. No quiere acusar a nadie, pero lamenta que nadie del club salga en su defensa. No quiere pasar por lo mismo que antes pasaron Casillas y Ramos, pero intuye que el juego sucio forma parte de las negociaciones para renovar su contrato. A más ruido, más problemas para que Florentino acepte todas sus condiciones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad