Cristiano Ronaldo corta cabezas con Sergio Ramos (“Es la manzana podrida”)

stop

El delantero estrella del Real Madrid se carga a un compañero del vestuario

15 de marzo de 2018 (20:36 CET)

Hora de hacer limpieza. Cristiano Ronaldo quiere cortar cabezas en el Real Madrid. Hay jugadores que no están a la altura de la camiseta que visten.

El astro portugués se reunió recientemente con Sergio Ramos y, además de insistir en la idea de que son superiores al Barça, analizaron los pormenores de la plantilla blanca.

Ambos tienen entre ceja y ceja a un internacional español: Isco Alarcón. El futbolista malagueño se ha desinflado y su actitud está dejando mucho que desear.

Hace años que se ganó la fama de ser un futbolista tremendamente irregular, además de traidor. Todo lo que demostró Isco en el Málaga quedó después en agua de borrajas.

No fue hasta la pasada temporada, con Zinedine Zidane, cuando el andaluz sacó nuevamente a resurgir su mejor versión. Y le duró un año prácticamente. Pero ha vuelto a las andadas.

Tras sobreponerse a James Rodríguez el año pasado y llegar este curso a ser el mejor jugador del Madrid en la nefasta primera vuelta de Liga, Isco ha recaído de su enfermedad.

Ya no brilla en los partidos. No hace jugadas de genio y, además, peca de ralentizar de manera exagerada el juego del equipo. Cristiano Ronaldo no puede con él.

Isco Alarcón, atravesado

El futbolista portugués quiere jugadores que le nutran de balones y que crucen el campo con velocidad. Ronaldo apuesta por un fútbol vertical para el Madrid.

Sergio Ramos no lo tiene tan cruzado por su manera de jugar sino por su actitud. La gota que colmó el vaso fue en el partido contra el Espanyol.

Isco fue sustituido del campo mientras el Madrid empataba sin goles en Cornellà-El Prat. Quedaban unos 20 minutos de juego y, en lugar de marchar corriendo, dejó el terreno de juego caminando.

Ello molestó mucho a Ramos, y también a Zidane, ya que ambos querían la victoria. Isco priorizó su rabieta personal y se marchó como si la cosa no fuese con él.

En las redes sociales lo tienen cada vez más señalado: “Es la manzana podrida”. Son muchos los que coinciden en que, pese a su reciente renovación, lo mejor sería venderlo. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad