Dani Ceballos la lía en un hotel de Madrid (y Florentino Pérez lo tapa todo) | EFE

La oferta de Dani Ceballos para salir a toda mecha del Real Madrid

stop

El polémico ex jugador del Betis amenaza la estabilidad del Real Madrid

09 de noviembre de 2017 (18:51 CET)

Era un fichaje bomba. Todo el mundo lo sabía cuando Dani Ceballos llegó a la capital. El Real Madrid había pagado 16,5 millones de euros por un jugador tan talentoso cuanto inestable.

A precio de ganga. Una oportunidad de esas que no se pueden dejar escapar. El Betis no fue capaz de impedirlo: Ceballos iba a vestir la camiseta del Real Madrid.

Pero el club andaluz intentó hacerle cambiar de idea: “Allí no vas a tener minutos, tu juego se puede estancar, tendrás que tener mucha paciencia, algo que no es tu virtud...”.

Eran argumentos para evitar la crónica de una 'muerte' anunciada. Y no sirvieron de nada. Se cumplió la profecía en los dos sentidos: Ceballos fichó por el Madrid, pero casi no juega.

El ex bético ha participado en un total de nueve partidos, aunque tan solo en tres de ellos ha jugado de inicio: el de Copa del Rey y dos de liga frente al Alavés y el Eibar.

Los 284 minutos que ha disputado saben a poco y recuerdan que tendrá que sudar tinta para hacerse un hueco en el Madrid. No importa que haya marcado dos goles. Este año está condenado a la suplencia y el que viene, seguramente también.

La Juventus pasa a la acción

Es por ello que al jugador ya le han empezado a llover ofertas. Los clubes de Europa se han fijado en él. Especialmente por su buena actuación en la última Eurocopa Sub-21.

Fue el mejor jugador de la competición, a pesar de que España cayó en la final. Y ello no ha pasado inadvertido a clubes como la Juventus. Los italianos le han puesto una oferta sobre la mesa.

La proposición del club transalpino es muy tentadora y Ceballos la está estudiando con sus agentes. El movimiento ha sido el siguiente: ponerla en conocimiento de Florentino Pérez.

Ceballos quiere meter presión como sea para que alguien de la cúpula exija más minutos del crack andaluz sobre el césped. No lleva bien tener un rol tan secundario.