Sergio Ramos y Zidane durante un entrenamiento del Real Madrid| EFE

“Conmigo no juega más”. Zidane desatado. Sergio Ramos en el lío (o la bronca de las broncas en el Real Madrid)

stop

La situación de un crack de Florentino Pérez amenaza con estallar

11 de mayo de 2018 (21:46 CET)

A punto de explotar. Así está la situación de un crack de Florentino Pérez en el Real Madrid. La tensión se ha disparado.

Zinedine Zidane anda muy mosqueado con la actitud de algunos jugadores. Especialmente con uno, al que ya ha puesto la cruz: Gareth Bale.

El extremo galés no se está comportando como se esperaba de un jugador de su categoría. Zidane lo ha castigado como hizo en el pasado con James Rodríguez. Y no lo acepta.

Todo empezó en la eliminatoria contra el PSG. El Expreso de Cardiff no jugó de inicio ni en la ida ni en la vuelta. Primer mal rollo.

Posteriormente llegó la Juventus. En Turín, nuevamente bale se quedó en el banquillo. Su cabreo iba a más. Entonces llegó el detonante.

Zidane confió en Bale para el partido de vuelta, en Madrid. La actitud de Bale, pasiva, dejó mucho que desear. Hasta Cristiano Ronaldo le llamó la atención.

Zidane estalla contra Bale

Molesto por el baño que la Juve estaba pegando al Madrid, Zidane reaccionó con un cambio que sirvió para armar el lío: sentó a Bale en la media parte y dio entrada a Marco Asensio.

El crack balear está entre los nuevos preferidos de Zidane. Tiene un talento extraordinario y le está comiendo, poco a poco, la tostada a Bale.

El problema vino con la actitud del ex del Tottenham fuera del campo. Se quedó en el vestuario, sin apoyar al equipo, dando la espalda a sus compañeros. De muy mal gusto.

Gareth Bale y su rajada más bestia a Cristiano Ronaldo | EFE

Desde entonces, el galés ha tenido un rol residual en el equipo: revulsivo y poco más. Y el entrenador ha estallado: “Conmigo no juega más”.

Florentino Pérez tuvo que intervenir. Está bien que Bale deje de ser titular, pero no puede desaparecer de repente. Habrá que venderlo en verano.

Sergio Ramos no lo quiere en el Real Madrid

Aasí que Zidane estuvo listo, no dejó de contar con él y lo puso de titular contra el Barça. Total, no había nada en juego.

La jugada le salió redonda porque Bale no cuajó un mal partido y, además, anotó un gol espectacular que sirvió para colocarle en el escaparate.

Y esos es lo que quieren todos, empezando por el capitán. Sergio Ramos tampoco tolera estos actos de indisciplina ni que los jugadores hagan prevalecer sus intereses individuales sobre los colectivos. Bastante tienen ya con Cristiano Ronaldo.