Caza de brujas en el vestuario del Real Madrid: las puñaladas internas

stop

Los jugadores del equipo blanco cuestionan a varios futbolistas, en muchos casos por motivos extradeportivos

Zidane y algunos jugadores del Real Madrid en Valdebebas

15 de marzo de 2016 (15:39 CET)

La plantilla del Real Madrid se prepara para un fin de ciclo que comportará grandes cambios. Algunos asumibles por el gran público y otros más traumáticos. Los futbolistas están bajo sospecha, algunos por motivos extradeportivos, y las tensiones aumentan en el vestuario del Santiago Bernabéu. Los jugadores no están unidos y los reproches entre ellos son constantes. Entre los más señalados están Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos.

El Madrid es un caos. Florentino Pérez prepara la gran revolución, a Zidane no le seduce su continuidad como entrenador del primer equipo y muchos jugadores saben que están en la lista negra del presidente. En juego hay muchos millones y los futbolistas, en privado, airean los problemas de muchos compañeros.

Sergio Ramos no es un capitán muy bien visto por un amplio sector de la plantilla por sus continuos viajes a Sevilla y por su estado de forma. Muchos jugadores, asimismo, también critican a Cristiano Ronaldo, que ya no ejerce de líder en el campo, conscientes de que el portugués tiene todos los números para ser vendido en verano.

Salidas nocturnas

Muchos jugadores del Real Madrid también están molestos con las salidas nocturnas de James, Isco y Jesé, especialmente del colombiano. También es motivo de debate la recuperación de Gareth Bale, a quien acusan de priorizar su participación con Gales en la Eurocopa de Francia a sus actuaciones con el Real Madrid.

El Madrid tiene muchos más problemas en el vestuario. Zidane está preocupado por el rendimiento de Kroos, a quien no acaba de encontrarle el sitio ideal en el equipo, y Danilo no convence al técnico francés. El lateral costó 30 millones de euros y Florentino presiona a Zidane para que tenga más minutos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad