Brahim Díaz | EFE

Brahim Díaz o sale más basura (y Sergio Ramos está metido hasta el cuello)

stop

El joven andaluz volvió a quedarse fuera de la convocatoria

04 de febrero de 2019 (18:10 CET)

Todo parece de color de rosa en el Real Madrid en las últimas semanas. El equipo blanco ha logrado su quinta victoria consecutiva en Liga y sigue acercándose al Atlético y Barça en la clasificación.

Además, en el horizonte tiene una interesante eliminatoria de Copa del Rey ante el Barça, a la cuál no llegaban desde hace varias temporadas. Y la imagen del equipo ha mejorado sustancialmente, secundada por una buena racha goleadora de Benzema y unas ilusionantes actuaciones de Vinícius.

El nuevo lío en el vestuario

Pero, como pasa siempre, no todo puede ser tan bonito. Y es que, a los habituales problemas de Solari con Isco y Marcelo, se ha unido otro que tiene al vestuario madridista revolucionado.

Se trata de Brahim Díaz. El joven jugador llegó este mercado invernal, procedente del Manchester City. Una clara apuesta de Florentino Pérez para el futuro, pero también para reforzar la plantilla esta temporada, mermada por las lesiones y la poca actitud de algunos futbolistas.

El presidente blanco no desembolsó una gran cantidad en ningún fichaje de relumbrón en este mercado invernal, pero sí quiso gastarse unos 15 millones de euros en la joven perla del equipo de Guardiola.

Aunque, no está teniendo el calado que esperaban. El futbolista andaluz no está teniendo el protagonismo que esperaba, ya que Solari no cuenta con él. Así de contundente es, según las últimas decisiones del técnico argentino de dejarle en la grada.

Sergio Ramos no entendió su fichaje

En el vestuario hay miembros que siguen sin entender este fichaje, como Sergio Ramos. Cuentan fuentes cercanas que el capitán no llegaba a comprender como el único refuerzo de invierno ocupa una posición que está más que cubierta en el Real Madrid con Kroos, Modric, Isco, Ceballos…

Sergio Ramos

Pudo salir cedido

En las últimas horas del periodo de fichajes sonó para salir a algún equipo de media tabla de la Liga española, en calidad de cedido, para que cogiera minutos y adaptación. Al final no se concretó y se va a pasar seis meses sin apenas oportunidades. Y es que Solari no le quiere.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad