Marco Asensio |  EFE

“Borracho” o “Benzema a su lado es un Santo”: el lío que tapa Sergio Ramos (Asensio desatado)

stop

El jugador balear, protagonista fuera del terreno de juego

25 de noviembre de 2018 (11:30 CET)

El inicio de temporada de Marco Asensio no está siendo el deseado. El jugador balear está en entredicho por su actitud dentro y fuera del campo. Desde que llegara al Real Madrid, esta es la temporada que más responsabilidad se le presuponía al ex de Mallorca y Espanyol, pero no está cumpliendo con las expectativas.

Sin Cristiano Ronaldo en el equipo, tras su marcha a la Juventus, la mayoría daban a Asensio como su sucesor. Juega en la misma posición, tiene un buen disparo desde fuera del área, es joven… Cumplía con esas expectativas, que él mismo había creado con grandes actuaciones en anteriores campañas.

Pobre rendimiento deportivo

Sin embargo, esta temporada no está siendo así. Sus números son mucho más pobres y su protagonismo en el equipo no está siendo indiscutible. Alterna partidos como titular con otros desde el banquillo. Y los pobres resultados del Real Madrid esta campaña y la mala imagen mostrada en algunos partidos empieza a abrir debates que estaban ocultos.Marco Asensio | EFE

Pillado varias veces de fiesta

Su rendimiento deportivo no convence, pero tampoco el extradeportivo. Y es que el jugador, últimamente, está siendo visto más de lo que debería por los locales de moda de Madrid. “Borracho” o “Benzema a su lado es un santo”,  Estos son algunos de los comentarios que se profieren hacia el balear.  Y es que Karim también ha sido cuestionado en los últimos tiempos en su país y en el Madrid.

Declaraciones inoportunas

A todo esto hay que añadir que durante la última concentración con la Selección española tampoco gustó a los pesos pesados de la plantilla blanca el comentario que tuvo el mediocampista: “Yo no soy el que tengo que tirar del carro, hay otros que llevan más años y tienen más peso y son los que tienen que hacerlo”, fueron las declaraciones de Asensio que molestaron en el vestuario blanco, especialmente a su capitán, Sergio Ramos​.

Estas palabras fueron matizadas días después por el futbolista: “Se mal interpretó, yo no dije eso”. Pero, ya era tarde. Ya había recibido un toque de atención del vestuario y de muchos aficionados, que no entendían como un jugador con tanto talento y futuro se quitaba presión de forma tan descarada.

Son tiempos difíciles en el conjunto blanco, pero sus jugadores no lo ponen fácil. En especial, un Marco Asensio que parece estar más pendiente de los asuntos de fuera del terreno de juego y de pasar las noches de fiesta que de rendir ante un Santiago Bernabéu que se está cansando de esperarle. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad