Bomba a Zidane (y a Florentino Pérez) en el Real Madrid: "Si ganamos la Duodécima me voy"

stop

El jugador que merma la concentración de Cardiff

Así será la aplantilla del Real Madrid para la temporada 2017-18 | EFE

03 de junio de 2017 (11:50 CET)

Decisiones. Este sábado por la noche, 20.45 horas, el Real Madrid pondrá el broche de oro a una temporada con muchas sorpresas. Con el título liguero en el bolsillo, después de cinco años, Zinedine Zidane tiene la oportunidad de hacer historia ganando la Duodécima.

En Cardiff y ante la Juventus de Turín, el equipo merengue luchará para lograr un hito: el Doblete de Oro. Si los madridistas se imponen al conjunto de Allegri, la guinda del pastel será total. Liga y Champions.

Estas expectativas han dejado al Barça totalmente eclipsado. El título europeo es el más prestigioso, por lo que ganar el tercero en cuatro años hará que cuando el día de mañana se hable del "mejor Barça de la historia" se recuerde que en ese periodo el Madrid sumó tres Champions en cuatro años.

Sabedores de la importancia que tiene, la concentración en el Madrid es total. Sin embargo, paralelamente también se han abierto otros debates.

La otra cara de la moneda

Uno de estos temas en el tintero que se cuece entre bambalinas tiene como protagonista a Luka Modric.  El croata cree que si los blancos levantan la Champions será el mejor momento para salir por la puerta grande. "Si ganamos la Duodécima me voy"; el momento clave. 

El balcánico hace tiempo que no disfruta en el conjunto blanco. El de Zadarvivió sus mejores días en Chamartín bajo las órdenes de Carlo Ancelotti, que supo sacar las mejores virtudes del centrocampista a relucir.

Ahora bien, Zizou sigue sin encontrar la posición perfecta para Modric, lo que ha llevado en más de una ocasión al jugador a plantearse su futuro durante esta temporada.

Y la edad ya pesa: 31 años. Es consciente que deberá dosificarse, por lo que quiere irse por la puerta grande. Como lo que realmente es, un crack.

El jugador cumple contrato en 2020, pero su condición física ha bajado en los últimos meses y no quiere tener que salir el día de mañana por la puerta de atrás.

Levantar la segunda Copa de Europa consecutiva será el broche perfecto a una etapa brillante del centrocampista croata. En los despachos del Santiago Bernabéu ya se cuece. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad