Gareth Bale | EFE

Bale se lo carga y “en enero se va”: rebelión en el Real Madrid

stop

El delantero galés liquida a un crack del conjunto blanco

17 de septiembre de 2018 (10:30 CET)

Intocable. Tras la salida de Cristiano Ronaldo del Real Madrid a principios del pasado verano, Gareth Bale se ha convertido en el jugador franquicia del equipo y en el líder del ataque blanco. Con permiso de Karim Benzema, el galés es el que a priori está llamado a cargarse al equipo a la espalda.

Tanto es así que da igual que se arrastre por el campo y que su estado de forma dé pena. También que sus actuaciones sean de lo más irregulares o que no se muestre como un jugador resolutivo o como el crack que debe tirar del carro cuando las cosas no funcionan.

Bale no da la cara

Sin ir más lejos, es lo que se esperaba de él en el partido que el Madrid disputó en San Mamés contra el Athletic Club. Pero no solo no aportó nada positivo al juego y al grupo. El tanto del empate lo tuvo que anotar Isco Alarcón y fue uno de los sustituidos por Lopetegui.

Gareth Bale san mames

Una situación que tiene como loco a Lucas Vázquez, que alucina con el trato de favor que se le está haciendo a un Bale.

El gallego se frotaba las manos cuando el galés, al término de la Decimotercera y con la orejuda todavía caliente, reclamó minutos amenazando con marcharse del Madrid si no los tenía. Y es que el británico había perdido la confianza de Zinedine Zidane y se había convertido en carne de banquillo. Vázquez llevaba mucho tiempo esperando la oportunidad de poder dar un paso adelante.

Lucas Vázquez, condenado a la suplencia

Pero para desgracia del extremo, Bale no solo se quedó, sino que heredó los galones de CR7, lo que ha dejado a Lucas en una difícil tesitura.

El internacional español sabe que Gareth debe jugar por decreto, lo que le condena a ser un suplente habitual. Y no está dispuesto a aguantar esta situación demasiado tiempo.

Tanto es así que, tal y como aseguran desde su entorno, su representante no colgará si algún club llama por teléfono interesándose por sus servicios. Si las cosas no cambian a muy corto plazo, Vázquez escuchará ofertas y, o “se va en enero o se va en junio”.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad