Cristiano Ronaldo, Bale y Florentino Pérez| EFE

Bale pasa la escoba: no lo quiere en el Real Madrid (y se lo dice a Florentino Pérez)

stop

El delantero galés mueve ficha y apunta a un crack de Julen Lopetegui

08 de septiembre de 2018 (14:20 CET)

Gareth Bale tenía pie y medio fuera del Real Madrid cuanto empezó el pasado verano. El delantero galés estaba destinado a ser uno de los sacrificados en la purga que estaba preparando Florentino Pérez, pero la marcha de Cristiano Ronaldo lo cambió todo.

Con el luso fuera y sin haber atado antes a ningún crack mediático, el presidente optó entonces por contar con Bale. Es más, le dio galones y le hizo saber que él debía ser el encargado de tirar el carro en el ataque del Madrid.

Y así lo está haciendo. Sin la presión que suponía estar a la sombra de CR7, Bale se ha destapado y está rindiendo mejor que nunca. Está fino de cara a gol y en un momento físico nunca visto antes en el Santiago Bernabéu.

Gareth Bale pasa la escoba

Y el de Cardiff lo sabe. Sabe que ahora es la principal estrella de la plantilla de Julen Lopetegui, y ya ejerce como tal. ¿Cómo? Moviendo ficha y dejándole claro al presidente del club que hay un jugador al que quiere perder de vista cuanto antes.

Y ese no es otro que Isco Alarcón. Al margen de la buena o mala –más bien mala- relación que puede tener el delantero con el español, lo que está reclamando/exigiendo al club es que no sea otro que Luca Modric el que forme siempre de inicio en el centro del campo.

Isco | EFE

Bale se entiende mucho mejor con el croata que con Isco, y considera que el equipo juega mejor cuando Modric está llevando el timón. Una opinión que parece también tener muchos adeptos entre el madridismo.

Isco o la historia interminable

Y es que la relación de Isco con el aficionado blanco es más que complicada. Nadie duda de que el centrocampista tiene talento y nivel ara estar al frente de un centro del campo como es el del Real, pero su incapacidad para ser regular y constante lo señala.

Alarcón combina un partido bueno con dos o tres mediocres. Por su parte, Modric es un reloj. No falla. Jugará mejor o pero, pero siempre deja su huella en el partido. Isco es otra historia.

Por suerte el español cuenta con el apoyo de Lopetegui, que ya ha sentado un par de veces a Luca para dar entrada a Alarcón, pero cada vez son más los que, como Bale, quieren ver al andaluz en el banquillo y al croata en el césped.

Una vez más, Isco está en el punto de mira. Una historia que se repite cada temporada en el Santiago Bernabéu. El problema es que esta vez es Bale, la estrella del equipo, quien ha movido ficha. Veremos cómo gestiona la situación Julen. Fácil, desde luego, no lo tiene.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad