Gareth Bale  EFE

Bale o “Vergüenza”, “Escándalo” y “Apesta”: Florentino Pérez tiene un problema (y muy gordo)

stop

El oscuro ‘top secret’ del delantero galés que invade el Real Madrid

17 de octubre de 2018 (12:17 CET)

Es el nuevo líder. O debería. Gareth Bale es el crack llamado a heredar el trono que dejó vacío Cristiano Ronaldo. El británico es el jugador llamado a adquirir los galones que el portugués abandonó en Chamartín.

Una herencia que ya le quedó adjudicada cuando fichó por el Real Madrid en el 2013, previo pagó al Totteham de alrededor de 100 millones de euros.

Florentino Pérez recibe una terrible noticia de Gareth Bale

Florentino Pérez ficha a “su” galáctico

El estreno de la segunda etapa como presidente de Florentino Pérez en el 2009 coincidió con el aterrizaje de Cristiano Ronaldo. Pero aunque sea Pérez el que sale en la foto, la operación la había llevado a cabo Ramón Calderón, y Florentino quería que el jugador franquicia del equipo fuera un fichaje suyo.

Gareth Bale, decepción absoluta

Pero la trayectoria de Gareth en la capital ha dejado mucho que desear. En su primer curso, el 13-14, firmó actuaciones muy destacadas. Por ejemplo, fue decisivo en la Copa del Rey. El británico fue el autor del tanto en la prórroga que privó a los culés del título. También en la Champions League, donde desequilibró la balanza a favor de los blancos en la prórroga contra el Atlético de Madrid anotando el 2-1.

Pero las buenas apariciones del galés cayeron en el olvido con las continuas lesiones que no ha dejado de sufrir. En total, Bale acumuló más de un año de baja en sus primeras cuatro temporadas en el Madrid.

Bale no da la cara ni sin las lesiones

El año pasado, Gareth consiguió dejar atrás las lesiones, pero entonces apareció otro mal. El delantero fue perdiendo la confianza de Zinedine Zidane y con ello la titularidad (no lo fue ni en la final de la Champions League contra el Liverpool), lo que llevó al extremo a protagonizar graves episodios de desidia.

El más destacable, cuando fue suplente contra el Leganés y se sentó en el banquillo con las zapatillas deportivas. Se dejó las botas de fútbol en el vestuario y a los pocos minutos tuvo que regresar a cambiárselas. Un detalle imperdonable para quien pretende ser el líder del Madrid. Una escena que muchos calificaron como de “vergüenza” y de “escándalo”.

La amenaza de Bale no se olvida

A todo ello hay que sumar el bombazo de la rueda de prensa posterior a la final de la Decimotercera. Con la Champions League todavía caliente y con Cristiano Ronaldo diciendo aquello de “fue bonito jugar en el Real Madrid”, Bale decía ante la prensa que consideraba que un jugador como él “tenía que ser titular siempre” y que “hablaría con el club para aclarar su situación”.

En otras palabras, amenazó con marcharse si no recuperaba el protagonismo. Parece que el jugador se creció con los dos goles anotados en la final saliendo desde el banquillo. Se le subieron los humos. Demasiado pronto.

Bale desaprovecha su última oportunidad

La salida de Cristiano del Madrid presentaba un nuevo escenario para el galés. Tendría la oportunidad de destacar sin que Cristiano. Pero nada más lejos de la realidad.

Bale anotó cuatro goles en los primeros cinco partidos del curso, pero su rendimiento ha ido bajando hasta llegar a borrarse en el partido contra el Alavés. El británico pidió el cambio por molestias. Eso sí, antes de abandonar el terreno de juego lanzó una falta, lo que indica que muchas molestias no tendría.

Florentino Pérez o “Llevará el 11 de Bale”: El pacto con Adidas  | EFE

Además, el que se fuera con la selección de Gales durante el parón lleva a muchos a pensar en lo peor.

Florentino se tira de los pelos

Por eso Florentino ahora se arrepiente de no haberlo vendido en verano cuando tuvo la oportunidad. El presidente rechazó ofertas que alcanzaban los 100 millones de euros, al considerar que podía sacar un poco más. Y es que las ofertas que llegan ahora a Chamartín dejan mucho que desear.  Apuntan desde Madrid que el asunto de Bale ya “apesta”.

Las propuestas no superan los 60 millones de euros más variables. En el resto de Europa saben que en la capital quieren perder a Bale de vista y no harán el primo. Y es que el primer interesado en sacárselo de encima es Florentino. Sobre todo si quiere meter a un nuevo galáctico en el equipo. Necesita hacer sitio, cash y aligerar la masa salarial.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad