Gareth Bale| EFE

Bale o “¿Quién cuenta la verdad?”. Florentino Pérez, no (y es esta)

stop

El secreto del delantero galés que pone de los nervios al Real Madrid

15 de noviembre de 2018 (17:52 CET)

​Gareth Bale vuelve a tener al Real Madrid más que preocupado. Y es que, como ya ocurrió durante el último parón de selecciones, el delantero galés se ha marchado con Gales muy tocado.

Si en la otra ocasión fueron los aductores, en esta es el tobillo derecho. Fue ante el Celta donde el de Cardiff recibió un duro golpe en una entrada. Acabó el partido, pero las sensaciones no fueron (ni son) buenas.

Si bien es cierto que desde la selección de Gales se asegura que no parece que se trate de una lesión importante, sí que es cierto que en el Bernabéu ya están temblando. Entre otras cosas porque no son pocos los que cuando les nombran a Bale, lo primero que les viene a la cabeza es lesión.

La verdad de Gareth Bale

Y es que no han sido pocas las veces que el extremo ha estado fuera durante mucho tiempo. Tanto es así que son varias las voces que aseguran que incluso el jugador siempre juega con un cierto miedo a caer lesionado.

Gareth Bale | EFE

Eso, cómo no, acaba afectando a su rendimiento. Un rendimiento que no es que está siendo precisamente ni el mejor ni el esperado. De ahí que una pregunta lleve mese corriendo por el feudo blanco: “¿Quién cuenta la verdad?”.

Una verdad que deja en ridículo al club y al jugador. Al club por seguir apostando por un jugador de cristal, que tiene un partido buena cada tres o cuatro, que no está dando la cara ahora que se le necesita tras la salida de Cristiano Ronaldo y que, encima, anda reclamando una subid de sueldo.

Y en cuanto al jugador, la verdad es que, por mucha mejora de contrato que esté pidiendo, parece que se va a quedar con las ganas. Y es que lo último que tiene en mente Florentino es mejorar su contrato.

Todo lo contrario. Si por Pérez fuera, Bale estaría en la calle hoy mismo. Pero no puede, debe esperar que llegue una oferta con cara y ojos para poder justificar su venta. Una oferta que cada vez parece más difícil que llegue.

Y más lo será si, como muchos temen en la directiva, vuelve a caer lesionado. “Si se vuelve a romper, estamos en apuros”, cuentan desde dentro. Veremos cómo evoluciona este lesión que, al menos, eso sí, no es muscular. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad