Nacho, Bale, Marcelo y Benzema | EFE

Bale o el lado oscuro: “Sergio Ramos lo canta todo” (y vas a alucinar)

stop

Los cracks del vestuario disparan al galés

03 de noviembre de 2018 (09:45 CET)

Señalado. Una temporada más, Gareth Bale está en el punto de mira. El rendimiento del galés vuelve a estar muy por debajo de lo que se espera de uno de los galácticos del conjunto blanco.

El último en mandarle un toque de atención fue el ya destituido Julen Lopetegui. Lo hizo cuando le sustituyó en el Clásico, después de firmar una actuación en la que ni se le vio, en la que dejó libertad absoluta a Jordi Alba para que le hiciera un descosido al Madrid.

“Entrena como un juvenil”, señaló Lopetegui a principios de temporada sobre el británico. Sin embargo, la moneda de cambio con la que le pagó el jugador fue la misma con la que pagó a sus antecesores.

Julen Lopetegui confía en sacar lo mejor de Gareth Bale y Karim Benzema | EFE

Y es que Julen no es el único que ha terminado hasta las narices del carácter, la desidia y los aires de superioridad del galés. Así lo aseguran algunos pesos pesados del equipo que le han tenido todos estos años como compañero. “Sergio Ramos lo larga todo”, apuntan los que conocen el lado oscuro del de Cardiff. Y no tiene que ver con las lesiones.

El ego de Gareth Bale

Porque cuando Bale no ha estado en la enfermería no ha dado la cara como se esperaba de un jugador que costó al club más de 100 millones de euros. En este sentido, señalan desde la capital, los problemas vienen por la falta de compañerismo y los consentimientos del presidente y de algunos entrenadores.

Con Carlo Ancelotti, el jugador llegó a llamar a Florentino Pérez para exigir jugar más centrado en el campo. Lejos de hacerle caso, el italiano le dio una buena reprimenda al jugador, pero aquello fue el inicio del deterioro de la relación entre el ‘presi’ y el míster.

Rafa Benítez, por su parte, sí cedió a las peticiones del galés, pero le ocasionó problemas con Cristiano Ronaldo, con quien se estorbaba en el campo.

Bale vuelve a rebelarse

Zidane volvió a cambiar el sistema y colocó a Gareth en la banda y el jugador al principio tragó. Pero sus suplencias el pasado año en los partidos más importantes dejan claro que las cosas entre Zidane y el ex del Tottenham no estaban en su mejor momento. Los episodios de desidia, como cuando se dejó las botas de fútbol en el vestuario en el partido contra el Leganés son buena prueba de la situación del crack en el vestuario.

Para más inri, Bale lanzó un órdago en público al galo pidiendo más protagonismo con la Decimotercera todavía caliente.

El último en vivir un episodio parecido ha sido Santiago Solari. En su primer partido, el argentino ya se ha encontrado con el primer feo del delantero. Mientras Sergio Ramos, Casemiro o Marco Asensio viajaban a Melilla, Bale se quedaba en Madrid alegando dolor de barriga…

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad