Gareth Bale | EFE

Bale monta el show: “Si no lo agarran lo revienta”. Sergio Ramos desatado (o lío con Zidane y ¡ Modric!)

stop

Incendio en el vestuario tras la derrota ante el Valencia

04 de abril de 2019 (10:47 CET)

Centro de la diana. Gareth Bale lleva mucho tiempo en el punto de mira. El delantero del Real Madrid es uno de los principales señalados por el entorno madridista. Consideran que parte de culpa de lo que le ocurre al equipo es suya.

El galés estaba llamado a ser el líder y la referencia en el ataque tras la salida de Cristiano Ronaldo. Florentino Pérez lo fichó para que fuera su relevo generacional. Y los goles en la final de la Decimotercera llevó a muchos a pensar que el de Cardiff por fin había cogido el testigo del luso. Pero nada más lejos de la realidad.

El rendimiento del galés este curso ha sido nefasto. Y tampoco parece que con la llegada de Zinedine Zidane haya mejorado en su actitud. El británico ya perdió la titularidad durante la primera etapa del míster, pero no debió escarmentar, pues sigue protagonizando episodios de desidia y pasotismo. El último ocurrió este miércoles, cuando no aportó nada cuando salió desde el banquillo.

Bale monta el pollo en el vestuario

Cabe decir que el jugador ya salió calentito. “Si no lo agarran lo revienta”, aseguran desde los corrillos del vestuario merengue. El que Zizou lo dejara en el banquillo en un partido contra un rival importante no gustó nada al delantero. Y lo dejó más que claro con su inerte actuación.

Además, Gareth volvió a salir escopeteado del terreno de juego. Ya lo hizo el pasado domingo en el Santiago Bernabéu, tras el choque contra el Huesca. Y las miraditas al ex del Tottenham fueron inevitables una vez finalizado el encuentro. En el seno del equipo también perdieron la confianza en el crack desde hace tiempo. Están hartos de ver a Bale arrastrándose sobre el terreno de juego.

Modric, único aliado de Bale

Solo un jugador le defiende, y es uno de los que está en la rampa de salida. Luka Modric, amigo del de Cardiff desde su paso por el Tottenham, es el único futbolista que rompe alguna lanza en favor del británico.

Pero estas se acaban. Y las justificaciones también. Tanto como el tiempo de Modric en Chamartín. Sin aliados en el vestuario, el futuro de Bale se complica.

Gareth Bale Modric

A Florentino le crecen los enanos

Pero ojo, porque el asunto puede convertirse en un problema de estado en el Madrid. Y es que venderlo se presenta complicado.

El jugador tiene claro que no saldrá si no es para mejorar su ficha y para ir a un grande. Pero ninguno está dispuesto a pagar lo que quiere Florentino por su venta si además deben asumir su ficha. O el presidente rebaja sus pretensiones, o Bale seguirá teniendo la sartén por el mango mientras tenga contrato con el Madrid. Aunque sea en el banquillo.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad