Bale| EFE

“¿Bale? Florentino Pérez sabe la verdad”. Y avergüenza a Sergio Ramos (y no son las lesiones)

stop

El problema de fondo del galés

04 de enero de 2019 (10:40 CET)

Volvieron los fantasmas. Gareth Bale hizo saltar las alarmas en el minuto 38 del partido contra el Villarreal. El galés controló un balón de espaldas y se fue al suelo.

Los servicios médicos atendieron al delantero en la banda y pocos minutos después regresó al terreno de juego. Pero no lo haría al salir en la segunda parte. Isco Alarcón entró en su lugar.

Resultado de imagen de bale lesion villarreal

Los números de bale en el Madrid

Esta fue la decimotercera vez que el delantero abandona un partido por problemas físicos. Y ojo: se ha perdido 84 partidos por este motivo. Con esta ya son 22 son las lesiones las que el británico ha sufrido con el Real Madrid. Y es la octava en el sóleo izquierdo.

Sin embargo, en el club hace un año y tres meses que no emiten parte médico sobre el de Cardiff. Todo un misterio.

De hecho, cuando terminó el partido Santiago Solari apuntó que Bale solo había sufrido “un golpe” y que el problema no iría más allá de una sobrecarga. Mientras tanto, Emilio Butragueño se limitaba a decir que era “una pena” que bale hubiera tenido que salir del terreno de juego.

En este sentido, cabe decir que en el club saben que Bale vive obsesionado con las lesiones y que cuando siente que se puede lesionar no duda en abandonar el césped. Es decir, muchas de sus retiradas y sus escaqueos responden a las precauciones que toma el futbolista.

La otra preocupación de Florentino Pérez

Pero lo peor para el Madrid no son las continuas bajas que le tienen apartado del equipo. “¿Bale?”, preguntan en los pasillos del Bernabéu. “Florentino Pérez sabe la verdad”, aseguran los que saben el problema que realmente preocupa al presidente.

El principal inconveniente es que si fuera por el mandatario, Bale ya habría salido del Madrid. Pero las ofertas que llegan no pasan de los 80 millones de euros. Y Pérez no venderá a uno de sus jugadores franquicia por un precio inferior al que pagó por su fichaje. Y que se continúe lesionando no ayuda en absoluto. Y es que ningún grande capaz de asumir las cifras que exige Florentino quiere a un jugador de cristal de Murano, que se rompe a las primeras de cambio.

Por eso, en parte, desde el club no emiten informes médicos de Bale. No quieren agravar más una situación que hace meses que tiene a los responsables blancos con las manos atadas. Y es que mientras Gareth no rinda de forma continuada será muy difícil colocarlo en otro club.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad