“250 millones y 50 para mí”. Florentino Pérez desactiva al Barça. Y a Messi (y la Copa del Rey)

stop

El presidente del Real Madrid cierra los flecos de la operación más salvaje de la historia del fútbol

21 de abril de 2018 (12:09 CET)

No podía ser menos. Florentino Pérez es el presidente más ambicioso que se recuerda en el fútbol europeo. Acostumbrado a pasar a la historia en diversas ocasiones por protagonizar los fichajes más caros y sonados, ahora lleva varios años a la sombra.

La competencia plantada por clubes millonarios como el PSG y el Manchester City ha eclipsado de alguna manera ese potencial económico del Real Madrid. Por poco tiempo.

Florentino lleva años preparándose para este momento. Tres veranos seguidos sin pasarse de la raya, ahorrando gracias al cierre de ventas bastante infladas. Esperando a que llegue su hora.

El presidente blanco, con demasiada experiencia en el cargo, ha sabido construir un equipo ganador sin gastar mucho dinero en los últimos tiempos. Jugadores como Isco (30 millones), Marco Asensio (3,5) y Lucas Vázquez (un millón) han salido a precio de ganga.

Y planea seguir construyendo el Madrid del futuro desde la base: Ceballos (16,5) o Theo (24) son los mejores, que no únicos, ejemplos.

Pero el presidente sabe que el gran equipo de Zinedine Zidane se mantiene gracias a una gran estrella y a la competencia de otros súper cracks muy mediáticos.

La estrella es Cristiano Ronaldo, futbolista más que amortizado pese a los 94 millones de euros que costó. Karim Benzema y Gareth Bale, aunque en horas bajas, también han sido clave para ofrecer al entrenador un abanico de alternativas de primer nivel.

Florentino quiere a Neymar

Habiendo hecho los deberes para forjar un equipo competitivo y con largo recorrido, la única preocupación de Florentino pasa por fichar a su nueva estrella: el nuevo gallo del gallinero.

Y el dirigente se cree capaz, incluso, de hacerlo convivir en el tiempo con su gallo actual Cristiano Ronaldo. La relación entre ambos es buena y se pueden entender de maravilla sobre el verde: el elegido es Neymar.

Cristiano alucina con Neymar

Si bien es cierto que el Madrid no para quiero en el mercado y también ha sondeado otras alternativas como Salah, Hazard, Lewandowski y Harry Kane, las cosas empiezan a estar claras.

Florentino prefiere gastar una cifra desorbitada por un solo jugador cuyo rendimiento está fuera de toda duda que la misma cantidad de dinero en dos fichajes que presenten más dudas, como hizo el Barça con Coutinho y Dembelé.

Son muchos los que piensan que el Barça ha salido perdiendo en esa operación. Por mucho que Ernesto Valverde esté obrando el milagro de la Liga y pueda ganar la Copa del Rey este sábado.

Florentino visualiza la operativa: Neymar, de segundo delantero con Cristiano Ronaldo y los tres escuderos españoles –Isco, Asensio y Lucas– repartiéndose los minutos.

Benzema podría seguir en el equipo pero como delantero suplente y Gareth Bale tendría que salir del Madrid para ayudar a pagar el fichaje de Neymar.

Una operación estrambótica que ya está apalabrada. Las relaciones de Florentino con el padre de Neymar no son fluidas, sino lo siguiente. Hablan desde antes de que Ney fichase por el Barça.

El padre de Neymar, al teléfono

No dejaron de conversar cuando el ex del Santos jugaba en el Camp Nou y todas las partes saben que el PSG ha sido una parada en el camino para terminar en el Madrid.

Un jugador como Neymar no se conforma con una liga de segundones. La Ligue 1 en comparación a la Liga española da verdadera risa. No tienen rival en la competición doméstica.

Tanto es así que ya han conquistado el título y Neymar ni siquiera lo ha ido a celebrar. El crack brasileño ha preferido quedarse con su familia en Brasil, jugando al poker.

Nasser al Khelaifi, presidente del PSG, se trasladó al país sudamericano para hablar con Ney y su familia hace un mes. Pactaron que el crack regresaría antes, pero sigue en Brasil.

Eliminados de la Champions y con la Ligue 1 decidida, para Neymar no tenía ningún aliciente regresar a toda prisa. Prefirió reservarse para el Mundial.

Y si alguien en el PSG se siente molesto, el problema es suyo. Neymar está cumpliendo su contrato y si lo discuten, tan solo le estarán abriendo las puertas de salida. Algo que ya le va bien.

Neymar no podía cambiar directamente el Barça por el Madrid. Hubiese sido demasiado traumático y doloroso para todos. Pero hacer una parada previa en París no era un mal plan.

Precio de locos + prima de 50 millones

En un año ya se ha silenciado bastante el asunto. Se han calmado las aguas. Y si mantiene su plan de estar dos años en París, todavía estará todo más tranquilo.

Pero Neymar tiene muy claro que no piensa quedarse más de dos años en una liga mediocre. Por ello ya ha negociado con Florentino su paso al Real Madrid:250 millones y 50 para mí”.

La operativa se viene cocinando desde hace tiempo. Los 222 millones que pagó el PSG iban a ser la vía de escape de Neymar rumbo a otro destino. Como mucho, y para evitar males mayores, Florentino puede llegar hasta los 250 millones.

Si el presidente blanco paga ese dinero a su amigo Al Khealifi –con quién las comunicaciones son más que fluidas– y Neymar pide salir, no habrá impedimentos.

Pero los brasileños siempre quieren un poco más: tras el pago al PSG, quieren recibir una prima de fichaje de 50 millones de euros (la que el Barça se negó a pagarle).

Y ello, sumando que se convertiría en el jugador mejor pagado del Real Madrid junto con Cristiano Ronaldo. Esta parte es la más delicada, para evitar los enfados del portugués.

Si todo sale a pedir de boca, Florentino Pérez armará el equipo más temible que se haya visto jamás en la historia del fútbol. Y Leo Messi caerá rendido a sus pies.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad