Gareth Bale | EFE

“100 millones y te cargas a Bale”. Florentino Pérez lo tiene y odia a Messi

stop

El técnico y el presidente del Real Madrid pactan una operación para enero

06 de septiembre de 2019 (12:20 CET)

Molesto. Zinedine Zidane lleva unos días con la mosca tras la oreja en el Real Madrid. Al técnico galo no le ha gustado un pelo como ha cerrado el club el mercado estival.

La cosa empezó fuerte en la capital con los fichajes de Luka Jovic, Eden Hazard y Ferland Mendy, así como con la llegada de Rodrygo, contratado el pasado verano, y de Eder Militao, comprado en el mercado invernal.

Estos dos últimos eran jugadores que el míster no había pedido, pero los aceptó. Quedaba mucho verano por delante y esperaba que Florentino moviera más fichas. Pero nada más lejos de la realidad. La lista de incorporaciones terminó ahí. Y el mosqueo de Zidane es importante.

Los no fichajes que mosquean a Zidane

El técnico estuvo pidiendo insistentemente el fichaje de Paul Pogba hasta el último día de mercado. Pero la operación no se llevó a cabo. El galo sigue en el Manchester United. Y el entrenador considera que los blancos no han hecho lo suficiente por complacer su exigencia.

Paul Pogba | EFE

Pero este no es el único refuerzo que reclamó ZZ y que no ha terminado en Chamartín. Zizou quería a Sadio Mané, del Liverpool, y también a Mathijjs De Ligt, del Ajax. Pero tampoco.  El senegalés jugará un año más, al menos, en el Liverpool, mientras que el holandés lo hará en la Juventus de Turín.

Pero hay más. El enfado del míster también tiene mucho que ver con la carpeta de salidas. Y es que tanto le han molestado los no fichajes de Pogba, Mané o De Ligt, como la no salida de dos miembros del equipo. James Rodríguez es uno de ellos. Pero es la permanencia de Gareth Bale lo que tiene al técnico sin palabras.

Zidane no quiere a Bale

Zidane no ha podido dejar más claro en los últimos meses que no quería ver ni en pintura al galés en el equipo este curso.

Ya en su primera etapa, el galo terminó muy mosqueado con el galés. Sus muestras de pasotismo y desidia cuando el míster no contaba con él,  en lugar de esforzarse por ganarse el puesto, terminaron con Bale como suplente habitual. Y a su regreso se vio inmediatamente que las cosas no habían cambiado.

Gareth Bale quiere lío

El que ZZ no le diera a Gareth ni un solo minuto en el último partido de Liga para que se despidiera de la afición deja claras las intenciones que el francés tiene con el de Cardiff.  Y le dio minutos en el tramo final del pasado curso fue únicamente para ponerlo en el escaparate. Nada más.

De hecho, Zidane le pidió a Florentino Pérez encarecidamente que se deshiciera del atacante cuanto antes. Le exigió que estuviera fuera del club para cuando empezase la pretemporada.

Zidane fulmina a Bale

Para sorpresa del técnico, Bale seguía en el equipo al regreso de las vacaciones. Pero no desistió en sus intenciones de sacarlo del equipo. “Si Bale se va mañana, mejor”, soltó el técnico después del primer partido de la pretemporada, en el que dejó al británico en la grada.

Pero entonces la planta noble quiso suavizar las cosas y propuso un pacto al técnico. Florentino no quería dejarlo salir por mucho menos de los 100 millones de euros que le costó su fichaje al club. Y las ofertas que llegaba iban a la baja. Más aún después de las declaraciones del míster. Y el extremo tampoco estaba dispuesto a rebajar su ficha de los 17 millones de euros que gana en el Madrid, lo que complicaba todavía más su salida.

Florentino Pérez para los pies a Zidane

Además, Florentino y compañía confiaban en que el crack podría ser un jugador decisivo esta temporada y querían darle una última oportunidad.

Así las cosas, Bale volvería al equipo, y desde la cúpula dirían que si Bale se había quedado fuera era porque estaba negociando su salida del club. De esta forma dejaban intacta la autoridad de Zidane sobre la plantilla y preparaban el terreno para la posible permanencia del galés en el equipo, así como dejaban claro a cualquier postor que el delantero no estaba de oferta.

Última oportunidad para Bale

Pero terminó el verano y la estrategia no funcionó. Ningún equipo ha querido a Bale. Y menos mal, pues con las lesiones está siendo un jugador importante en este inicio de temporada. Pero el técnico sigue sin confiar en él. Y ha llegado a un pacto con el mandatario.

Zidane seguirá dándole minutos. Tendrá tres meses de gracia. Pero si cuando abra el mercado invernal sigue siendo el mismo jugador irregular y poco comprometido de los últimos años, Florentino tendrá que sacarlo del vestuario. Y si es el jugador el que no quiere, ZZ ya le ha dado la solución al ‘presi’: “100 millones y te cargas a Bale”.

El relevo de Bale, preparado

Paulo Dybala lleva tiempo queriendo salir de la Juventus de Turín. La presencia de Cristiano Ronaldo lo tiene eclipsado y va como loco por dejar la ciudad transalpina. Un Dybala que figura en la agenda del Madrid y que con su presencia pondría contra las cuerdas a Bale, que se quedaría sin sitio en el equipo. Y ante la posibilidad de tener que vivir en el banquillo, en Concha Espina esperan que Gareth decida facilitar su salida.

Además, el crack estaría encantado de recalar en el equipo de la capital, donde cada semana podría medirse directamente con Messi, al que no le tiene especial cariño que digamos.

La Juve, por su parte, lo tasa en 100-120 millones de euros, y si los blancos ponen una oferta sobre la mesa aceptarían sentarse a negociar para dejarlo salir en enero. El rendimiento de Bale marcará la agenda merengue.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad