La Reina Letizia| EFE

“Vete allí y lo limpias todo”. La Reina Letizia o el episodio más oscuro: “Que no lo sepa el Rey”

stop

El último episodio sobre la familia real te dejará helado

07 de agosto de 2018 (14:20 CET)

No hay stop. En los últimos meses no han dejado de surgir informaciones que ha ocultado la casa real durante muchos años. Historias, muchas de ellas oscuras, que ponen en entredicho a la monarquía española. La última dejó helados a la mayoría de españoles.

Tal y como cuenta el primero de Letizia Ortiz, David Rocasolano, en el libro Adiós Princesa, Letizia y Felipe VI ocultaron un aborto de la reina para que Sofía y Juan Carlos I no pudieran evitar la boda entre ambos.

Letizia no gusta a la monarquía

Corría el año 2002, cuando Felipe y Letizia planeaban la pedida de mano y la boda. La suya era una relación que no gustaba nada a los reyes de España, que junto al CNI investigaron el pasado de la presentadora con tal de evitar la boda.

Ceremonia de abdicación del Rey Juan Carlos

La primera de Letizia con su profesor de Instituto Alonso Guerreo fue por lo civil, lo que no impedía una boda católica según los estamentos de la monarquía. Pero había otro secreto oculto que sale ahora a la luz y que bien podría haber impedido el enlace real. Una historia que Rocasolano vivió en primera persona.

Letizia y Felipe borran el pasado de la Princesa

Letizia y Felipe citaron al abogado en Zarzuela y allí le dieron la terrible noticia, encomendándole a continuación una importantísima tarea.

"Tuve un aborto hace un año en la clínica Dator de Madrid", reveló la entonces princesa, que el año anterior había tenido una relación con David Tejero, presentador de Cuatro, que apunta Rocasolano que no debía de saber nada.

david tejera cuatro

"Fue una intervención de la que me gustaría que no se supiera nada", pidió Ortiz a su primo, al que a continuación advirtió:  "No lo entiendes, si esto lo sabe la madre de Felipe, la boda es inviable".

El motivo es que un aborto voluntario implica la excomunión automática y, por tanto, hubiera impedido la boda.

"Quiero que vayas a la clínica y limpies todos los papeles que hay allí", continuó Letizia, mientras Felipe espetaba que “Esto hay que hacerlo ya".

En el libro cuenta Rocasolano que estaba alucinado de que siendo el futuro jefe de Estado y con todo el elenco que tiene alrededor, acudía a un abogado como David para solucionar el asunto. El motivo es que “Felipe no se había atrevido a encargárselo a alguien de su entorno porque temía que se filtrara la información al rey".

Dicho y hecho. Nueve días antes de la petición de mano, Rocasolano cumplió con su tarea de conseguir los papeles, que inmediatamente quemó en el fregadero de su casa. "Necesito que me digas exactamente lo que has hecho con los papeles”, insistía Letizia, que en su última llamada respiró aliviada: “Gracias, David. Te lo agradecemos".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad