Una teoría de Juego de Tronos desvela la gran bomba de la temporada 8

Una teoría de Juego de Tronos desvela la gran bomba de la temporada 8

stop

La serie se aproxima a su gran final con muchas incógnitas por resolver

07 de septiembre de 2017 (18:20 CET)

Juego de Tronos se ha convertido en un fenómeno mundial imposible de ignorar. Lo que comenzó siendo una serie que generaba muchas expectativas pero que muchos no pensaban que fuera a igualar a leyendas como Los Soprano o The Wire ha roto todos los moldes televisivos.

Con episodios que fácilmente podrían emitirse en el cine y giros de guión propios de las mejores obras de Shakespeare, la producción americana basado en las novelas de George R.R Martin ha cerrado su séptima temporada consiguiendo que doce millones de espectadores se reunieran para ver el último episodio.

Los seguidores de la ficción quedan ahora desamparados sin su cita sagrada de los lunes por la noche, pero la rueda –esa que Danaerys Targaryen quiere romper- no deja de girar.

Los usuarios amenizan la espera hasta el estreno de la octava y última temporada compartiendo sus teorías sobre los destinos de cada personaje. Los más fieles aficionados ya acertaron en pronosticar el linaje de Jon Snow, y ahora se atreven a predecir quién morirá en el desenlace de la canción de hielo y fuego.

Un destino sellado en la primera temporada

De acuerdo a la teoría lanzada por Flicks and the City, el destino de un personaje con una gran progresión a lo largo de toda la historia podría haberse sellado en la primera temporada.

Los Stark han logrado recomponer su familia tras la estrepitosa caída a manos de los Lannister y los Bolton, pero han perdido a muchos integrantes en el camino. La señora de Invernalia, Sansa, podría ser la siguiente.

Según el argumento lanzado por la comunidad de seguidores de la serie, el destino de cada Stark está íntimamente ligado a sus lobos huargos. De los integrantes de los guardianes del norte que quedan vivos, sólo Nimeria y Fantasmalobos de Arya y Jon- continúan vivos.

Bran, cuyo lobo murió protegiéndole de los Caminantes, habría muerto como Stark en ese mismo momento para convertirse en el Cuervo de Tres Ojos. La muerte de Sansa, por lo tanto, parece cuestión de tiempo si esta teoría se cumple.