Sara Carbonero e Iker Casillas tienen preparadas las maletas| Instagram

“Si no enseña no vende”. Sara Carbonero desmonta a Cristina Pedroche

stop

La mujer de Iker Casillas reivindica la sutileza frente a la chabacanería

13 de febrero de 2018 (20:08 CET)

La sutileza frente a la chabacanería. Este es el nuevo debate que se ha instalado en las redes sociales. Cristina Pedroche vuelve a morder el polvo.

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”, decía un ácido follower de la modelo vallecana cuando lució su último vestido de las campanadas. Tiene 1,7 millones de fans –y detractores– en Instagram.

La verdad es que cada semana podría tener una excusa para lanzar esa misma frase. Pedroche es risa, humor y carne, pero cuando intenta ir de fina algo chirría.

Todo lo contrario le ocurre a Sara Carbonero, una mujer que ha sabido evolucionar con los años. La madurez alcanzada por la ex presentadora le da puntos pese al letargo en el que vive, en Oporto.

Esa distancia no ayuda a potenciar su marca. No sale en la tele ni acude a los eventos de famosos en España. Pero con todo, sus seguidores siguen creciendo en Instagram (1,6 millones).

Y lo más llamativo del caso es que la mujer de Iker Casillas no tiene que enseñar para vender. Justo lo contrario se lo achacan a Pedroche:Si no enseña no vende”.

Eso es precisamente lo que ha hecho la colaboradora de Zapeando para promocionar su perfume propio en San Valentín: posar desnuda con un frasco del mismo.

Captura de pantalla 2018 02 13 a las 10.05.39

Cristina sabe que su cuerpo al descubierto es un gran reclamo. Se habla de ella y, de paso, del perfume porque es el motivo principal que da origen a la foto desnuda.

Pero no deja de ser, como decíamos al principio, una forma chabacana, hortera y ordinaria de llamar la atención. Ya lo dice el dicho: “Tiran más dos tetas que dos carretas”. Y ella lo sabe.

Carbonero aglutina más marcas a su alrededor, y de mayor calidad sin necesidad de hacer de su cuerpo un reclamo. Pedroche, en cambio, ha hecho del destape su profesión.