Shakira recibe palos por partida doble | EFE

“Shakira ya solo está para menear el pandero”. El palo en el Barça a la mujer de Piqué

stop

La colombiana recibe por partida doble

12 de septiembre de 2017 (12:44 CET)

Todo a punto. Shakira se encuentra ultimando los detalles de la gira El Dorado World Tour que comenzará en otoño y que recorrerá más de 100 ciudades a lo largo de más de 30 países diferentes, y a lo largo de los cinco continentes.

Mientras tanto, los seguidores apuran estas últimas semanas para aprenderse de pe a pa todas las letras de los temas del nuevo disco.

Ya no es lo que era

No obstante, El Dorado no está teniendo la recepción entre el público que esperaba la cantante y su productora. Después de varios meses con el último disco de Shakira a la venta, muchos de los fans y seguidores señalan que se trata de uno de los peores trabajos de la colombiana.

Señalan que los temas tienen demasiados toques de reggeaton, así como señalan que hay demasiadas colaboraciones. Los followers se preguntan ahora donde está la Shakira original que deslumbró al mundo con sus anteriores trabajos y señalan que su último álbum está a años luz de lo que publicaba en los inicios de su carrera musical.

Shakira ya solo está para menear el pandero”, señalan los críticos más exigentes, que opinan que la sudamericana ha perdido toda la originalidad para dejarse llevar por lo comercial.

Le crecen los enanos

Un problema que se suma al que en las últimas semanas ha acosado a la de Barranquilla, y que tiene que ver con los atentados perpetrados en Barcelona y en Cambrils.

La artista dejó de publicar mensajes en las redes sociales coincidiendo con los hechos y no volvió a dar señales de vida hasta pasados 14 días. Y no solo eso, y es que a estas alturas todavía no ha condenado los ataques terroristas a la ciudad condal.

Unas opiniones que han llegado hasta el FC Barcelona, donde la mayoría no comprende porque la pareja de Gerard Piqué no ha dicho ni “mu” sobre el asunto, siendo ella una de las ciudadanas más influyentes de la capital catalana. Menos aún cuando la WAG siempre se ha pronunciado a favor de los más desfavorecidos y ha condenado cualquier tipo de violencia.