Shakira tiene un complejo que la lleva a terapia

stop

La colombiana no siempre ha estado muy convencido de una parte muy característica de su cuerpo

El hombre que tiene a Shakira loca (y no es Piqué. Ni Maluma)

Barcelona, 20 de abril de 2018 (18:13 CET)

Vivir bajo el constante brillo de los flashes no siempre es sencillo. Los famosos viven su vida a ojos del público y exponen totalmente su cuerpo, y su alma.

Antes de cada aparición pública tienen que medir su estilo y su apariencia, y soportar las posibles críticas al respecto. Esto ocurre especialmente con las mujeres, y el caso de Shakira no es distinto.

La cantante de Barranquilla saltó a la fama explotando su sensualidad y sus vertiginosos movimientos de cadera, haciendo parecer sencillo el hecho de contonearse con tanto ritmo y desprender sensualidad.

La realidad, no obstante, es que para llegar a ese punto, Shakira tuvo que pasar por un proceso de aceptación y autoconfianza que no es nada sencillo. La colombiana tenía un complejo que llevó a terapia y era, precisamente, con sus caderas.

Esta angustia con una de las partes de su cuerpo que más le caracterizan y que le proyectaron al estrellato puede entenderse desde la perspectiva de una mujer que no sea consciente de que su diferencia es uno de sus mejores atributos.

En una entrevista para medios españoles, Shak confesó que “empezó a ir a terapia en 2001 y esto le ayudó mucho tanto para superar problemas de imagen y autoestima como en las relaciones”.

No debe ser coincidencia que justo ese año Shakira sacara uno de sus álbumes más provocativos, Servicio de lavandería, en los que fue dando muestras de la transformación vivida desde sus primeras canciones en Pies descalzos hasta los últimos éxitos internacionales como Loba o Can’t remember to forget you junto a Rihanna.

Las caderas no mienten, como dice su propia canción, y las de Shakira causan envidia en todo el mundo. Pero a veces, uno es el más crítico con su propio cuerpo de forma equivocada.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad