Las fotos inéditas de Paula Echevarría: así era antes la mujer de David Bustamante 

stop

Las imágenes que retratan el cambio de la actriz

Paula Echevarría con el niño rico de Madrid (y la foto que destroza a David Bustamante)

08 de junio de 2017 (14:51 CET)

¡Menudo cambio! A un paso de cumplir los 40 años, Paula Echevarría es una de las prescriptoras más de moda de nuestro país. Tras su exitoso paso por Velvet, la actriz ha ascendido hasta la cúspide.

Y es que a día de hoy, la de Candás es el mejor baza para las marcas. Con 1,7 millones de seguidores en Instagram y sobresaliendo con Vippter, la asturiana es el gran atractivo. Un negocio redondo, ya que todo lo que toca se convierte en oro.

Hasta el momento, ni Cristina Pedroche, ni Sara Carbonero, ni Pilar Rubio han podido eclipsar a Paula. Tanto por su trabajo como por el gran revuelo que está generando su distanciamiento con David Bustamante, Echevarría está en el punto de mira. Nadie le hace sombra.

En este caso, la asturiana ha ido escalando poco a poco. Y es que por su cercanía, elegancia, simpatía y belleza, la modelo protagoniza el cóctel perfecto.

Transformación al completo

Sin embargo, no siempre ha sido así. El cambio radical que ha vivido la actriz en los últimos tiempos no deja a nadie indiferente. ¡Quién te ha visto y quién te ve!

El gran secreto de la mujer del cantante no ha sido otro que deporte y cuidados. En los últimos años, Paula ha cambiado totalmente. Con un cuerpazo digno de admirar, un estilo cada vez más personal y una belleza total, la asturiana es una it girl de los pies a la cabeza.

El misterio de este cambio es esfuerzo, deporte, dieta y muchos cuidados. Echevarría es fiel a su rutina de cremas y productos que ayudan a que el cuerpo brille como es debido.

Además, sus redes sociales son testigos de los ejercicios cardiovasculares que la actriz realiza con rigor y disciplina. Todo esto se suma a los sutiles retoques que Paula se ha hecho. El aumento de pecho ha sido la operación más sonada de la modelo. Todo un acierto.

Así pues, cuidado al detalle que se completa con la piel bronceada, los constantes blanqueamientos dentales y el maquillaje en su justa medida. El resultado salta a la vista.