Jorge Javier Vázquez hunde a Cristina Pedroche ("Si no enseña no vende")

stop

Las informaciones que retratan a la presentadora de La Sexta

Los tatuajes de Cristina Pedroche (y uno que no se ve)

01 de junio de 2017 (18:27 CET)

Eclipsada. En las últimas semanas, la noche de los jueves se ha convertido en un gran atractivo para la audiencia. Mientras que Telecinco ha puesto toda la carne en el asador con Supervivientes, La Sexta se la ha jugado con el nuevo programa de Cristina Pedroche, Dentro de.

Así pues, el pulso de ambos programas para hacerse con la máxima cuota de audiencia es total. Sin embargo, en las últimas semanas el gran triunfo se lo ha llevado Mediaset. Con Jorge Javier Vázquez, el reality show está batiendo records.

Telecinco dio con la fórmula perfecta para arrasar en las audiencias cuando prolongó el acuerdo que tenía con el presentador catalán. Además, Lara Álvarez también aporta un valor añadido.

El televisivo de Badalona ha cogido las riendas del programa y ha vuelto a lo grande; a lo más alto de las audiencias. Con un del 25,5% de share, el espacio de la cadena amiga arrasó el pasado jueves. La tendencia va al alza.

Por su parte, Dentro de no puede decir lo mismo. El docureality de la perla de Atresmedia no ha tenido la acogida esperada. Con cifras muy alejadas de las expectativas iniciales, Pedroche consiguió un tímido 6,1% la pasada semana.

Y es que con el especial Hotel Palace, el programa registró un 0,5% que la semana anterior. Preocupante.

Este dato deja en evidencia a La Sexta, ya que la gran estrella de la cadena no ha logrado hacerle sombra al gigante. Con un 17,3% del share total, Telecinco fue la cadena más vista en el global del día. Nada que ver con el 6,6% del canal de Atresmedia.

Se avecinan curvas

Ante estas cifras, las reacciones de los espectadores no han tardado en llegar. Las comparaciones son muy odiosas, por lo que los detractores de Pedroche han tomado los números para retratar a la presentadora.

"Esta chica sólo sirve para enseñar", espetan en las redes sociales. Y es que el asunto se está convirtiendo en un problema para la simpática periodista de Atresmedia.

Al parecer, la presencia de la comunicadora en espacios 'más serios' no tiene credibilidad. Un hecho que habría sido castigado por la misma audiencia. 

Así pues, encasillada en transparencias, looks arriesgados y un físico convertido en su mayor gancho, a la mujer de David Muñoz le cuesta escapar de la faceta 'menos transcendente' que la ha colocado en lo más alto. ¿Problemas?