El lado oscuro de Shakira: la hermana que destapa la peor cara de la mujer de Piqué

stop

La cantante colombiana tiene un familiar con quien no se relaciona

El video más picante de Shakira sale a la luz 20 años después (¡Alucinarás!)

10 de junio de 2017 (17:45 CET)

En el relato de las grandes estrellas suele olvidarse a todos aquellos que viven bajo la inmensa sombra que proyectan sus figuras. Y en todas las familias hay una persona que pasa más desapercibida.

Ocurre con el hijo mayor de Will Smith, totalmente eclipsado por su hermano pequeño, y ocurre con la hermana de Shakira.

La de Barranquilla ha fijado su residencia en Barcelona hace ya mucho tiempo, y a menos de 500 kilómetros vive su media hermana, Patricia. La proximidad, no obstante, no parece importarle mucho a Shakira, que no tiene una relación fluida con su hermana.

Familia lejana

Patricia vive en Albal, un pequeño pueblo de Valencia, y allí se dedica a la docencia junto a su marido, que es taxista.

El parentesco entre Patricia y la cantante viene por parte de su padre, William Mebarak, que tuvo ocho hijos en una relación anterior a la mantenida con la madre de Shakira.

Medios de comunicación colombianos han criticado duramente la gran diferencia entre las vidas de las dos hermanas. El desinterés de la famosa jurado de La Voz por su familiar más cercano ha causado revuelo en su país natal.

Dos mundos distintos

Patricia se ha de conformar con un apartamento de 100 metros cuadrados donde vive junto a su esposo y su hijo.

Mientras tanto Shakira cuenta con varias propiedades de alto standing en Barcelona, una en Esplugues de Llobregat y otra en Pedralbes, uno de los lugares más prohibitivos de la Ciudad Condal.

Pese al ligero parecido entre las dos hermanas, sus vidas son muy diferentes. Mientras la esposa de Gerard Piqué disfruta de la fama y convierte en éxito todo lo que toca, su hermana vive una vida tranquila alejada de los focos.

"Cumplir con las tareas, asistir al colegio. ¿Qué dirá la familia si eres un fracasado?", cantaba Shakira en Pies descalzos. Quizás la familia no dijera nada, y tan sólo se limitaría a ignorar la existencia de las personas comunes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad