Mario Casas, acribillado por hablar en catalán en TV3

Mario Casas promociona su nueva película No matarás rodada en Barcelona y se cuela en el 'APM', programa de TV3

Fotografía: Mario Casas, acribillado por hablar en catalán en TV3
Fotografía: Mario Casas, acribillado por hablar en catalán en TV3

Mario Casas está de rigurosa actualidad y es que nunca ha dejado de estarlo. Es uno de los actores más demandados del panorama nacional, especialmente en cine, donde él ha querido centrar su carrera. No obstante, en alguna ocasión intenta compaginarlo con televisión, ahora que existe la gran demanda de las plataformas en streaming. Precisamente se le pudo ver en ‘Instinto’ de Movistar y ahora graba ‘El Inocente’ para Netflix. Este año también ha estrenado tres películas: ‘Hogar’, ‘El Practicante’ y ‘No matarás’. Todas ellas grabadas en Barcelona, una ciudad a la que le tiene especial cariño y es que pasó gran parte de su adolescencia en Barcelona.

El actor ha participado en el último programa del mítico ‘APM?’ repasando algunos momentos de su carrera. Mario Casas no sabe ninguna de las frases del espacio que ya son historia de la televisión. Sin embargo desvela que sabe catalán a la perfección. De hecho lo entiende y lo habla y no duda en decirle al entrevistador que le pregunte en catalán. «Jo parlo el català, eh? t’entenc perfectament. No vull parlar-ho perquè… porque después me vas a hacer vídeos en el APM hablando mal el catalán».

Fotografía: Mario Casas, acribillado por hablar en catalán en TV3

«¿Me sacas a una señora que dice que soy tonto perdido, poco humilde y estirado? No puedo gustar a todo el mundo», contesta al vídeo. Mario Casas, muy seguro de sí mismo, ha capeado todas las preguntas del programa con éxito y humor, es de lo que se trata. El humorista Tony Moog lo criticaba por no vocalizar lo suficiente. «Hay películas españolas que no se entienden. Si sale Mario Casas lo tienen que subtitular porque no se le entiende». Mario responde vocalizando bien: «Es una leyenda urbana pero bueno Tony, ya nos tomaremos un cafetito».

Mario Casas se lo pasó en grande y llegó incluso a enseñar un detalle desconocido. El tatuaje que lleva en uno de los tobillos. Entre tanto pelos se puede leer 185, el número de preso del fotógrafo Francesc Boix en Mathaussen que interpretó en el cine.