Paloma Cuevas

La orden demoledora de Paloma Cuevas a sus abogados. Enrique Ponce y Ana Soria hundidos como nunca

stop

Lo que faltaba

30 de julio de 2020 (16:26 CET)

Paloma Cuevas decidió preservar una relación de cordialidad con Enrique Ponce, por el bien de sus hijas. Sin embargo, esto no quiere decir que se encuentra a gusto con el desenlace de un matrimonio que alcanzó con gran admiración del entorno los 24 años, por eso ha dado una orden demoledora a sus abogados. Lo cierto es que, al final, lo que se percibía desde afuera no era lo que se vivía internamente en los últimos meses, y Ana Soria está para darle validez a esa afirmación.

El amor cambia, se modifica, se transforma con los años, y, en el caso de Enrique Ponce, viajó al pasado, debido a que consiguió a una compañera 27 años menor. Puede tratarse de la crisis de la mediana edad tantas veces presentada en la sociedad, o de un amor verdadero, lo cierto es que para los protagonistas es la segunda opción.

Paloma Cuevas y Enrique Ponce

De este modo, tienen en sus planes casarse. Ambos piensan que no hay tiempo que perder si lo que sienten es real. Particularmente, Ana Soria es la que estaría presionando para que el matrimonio se efectúe.

No obstante, la joven desea casarse por la iglesia, algo que ya ocurrió entre Paloma Cuevas y Enrique Ponce.

Paloma Cuevas no facilitará el capricho de Enrique Ponce y Ana Soria

Enrique Ponce Ana Soria

Frente a los hechos que están avanzando a una velocidad supersónica, Paloma Cuevas habría dado instrucciones claras a sus abogados para bajo ningún motivo conceder la nulidad eclesiástica a Enrique Ponce.

A día de hoy, el sueño de la nueva pareja parece un sueño prácticamente imposible de cumplir. Y es que han decidido hacer cambios demasiado bruscos que no han sentado bien ni mucho menos a la cordobesa.

Todo el escenario entre Paloma Cuevas, Enrique Ponce y Ana Soria está muy reciente todavía, pero apunta a que habrá mucha más disparidad de opiniones en lo que resta de un año 2020 que anunciaba cambios y sí que los ha tenido. ¡Qué viva el amor!

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad