La familia de la fallecida Cayetana de Alba deja de pagar los 6 euros de su misa diaria

Cayetana de Alba daba una misa por seis euros todos los días a sus difuntos, sin embargo ahora nadie paga por ella

Fotografía: La familia de la fallecida Cayetana de Alba deja de pagar los 6 euros de su misa diaria
Fotografía: La familia de la fallecida Cayetana de Alba deja de pagar los 6 euros de su misa diaria

Todos los años se celebraba una misa en memoria de la difunta Cayetana de Alba. Precisamente, este viernes a las siete de la tarde, como todos los años, pero con la diferencia de contar con un aforo reducido, se celebra en el Santuario de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias de Sevilla la misa en recuerdo al sexo aniversario de la muerte de la duquesa. Allí se encuentran parte de sus cenizas, la otra mitad están el panteón de la familia en Madrid.

A diferencia de años anteriores en esta ocasión se celebrará una hora antes porque la iglesia tiene previsto un evento a las 8 de la tarde. Este año habrá sonadas ausencias debido a las restricciones por Covid y un menor número de personas debido al aforo reducido. El único que podrá acudir a la misa es Cayetano Martínez de Irujo.

Este recuerdo lo oficia todos los años el párroco Ignacio Jimenez Sánchez-Dalp. También se encargó de oficiar el último matrimonio con Alfonso Díez. “Cayetana ha sido íntima amiga de mi familia desde siempre. La he atendido toda mi vida y lo único que le puedo ofrecer es una misa. Yo todos los días 20 de cada mes, la misa que celebro, generalmente en la Iglesia de Santa Maria de las Flores de Sevilla que es donde oficio, es en su recuerdo”, revela a SEMANA.

Fotografía: La familia de la fallecida Cayetana de Alba deja de pagar los 6 euros de su misa diaria

“A mí en vida me pedía que diera misa todos los días por sus difuntos maridos. Todos los días Cayetana pagaba una misa en recuerdo de sus difuntos”. Cayetana de Alba pagaba seis euros diarios por misa para sus difuntos. 180 euros al mes. “Los hijos», nos afirma Sánchez-Dalp, «no lo han continuado. Seguramente porque la sensibilidad y la religiosidad de los hijos no es igual que la suya”. Nadie paga ahora una misa diaria en honor a Cayetana. Solo lo hace el párroco los días 20 de cada mes.

A la misa, que es solemne “porque es con órgano” -según aclara el religioso- “Cayetano ha venido todos los años, no ha faltado nunca. Viene gente de las asociaciones con las que ella colaboraba: Cáritas, Nuevo Futuro, Cruz Roja y un sinfín. «La misa no hay que organizarla porque la propia Hermandad de los Gitanos, yo mismo y la gente que la recuerda tenemos apuntada la fecha y tenemos esa cita con alguien inolvidable”, apunta.