La adicción contra la que ha luchado Penélope Cruz por culpa de algunos papeles en el cine

La actriz Penélope Cruz cogió el vicio de fumar cuando protagonizó varias películas donde su personaje fumaba

Fotografía: La adicción contra la que ha luchado Penélope Cruz por culpa de algunos papeles en el cine
Fotografía: La adicción contra la que ha luchado Penélope Cruz por culpa de algunos papeles en el cine

Los actores se meten tanto en la piel de un personaje que en muchas ocasiones éste les devora por completo. Una joven Penélope Cruz empezó a destacar en el mundo del cine con papeles en los que en aquella época todos fumaban. Vicky Cristina Barcelona, por el que ganó un Oscar a la mejor actriz, o Blow, junto a Johnny Depp, eran dos auténticas fumadoras como se pudo ver frente a las cámaras.

Muchos de sus personajes eran adictos a la nicotina, especialmente estos dos. Y Penélope Cruz es una actriz que se mete en la piel del personaje. No dice que no a nada con tal de que la interpretación sea lo más creíble posible. Por este motivo decidió fumar de verdad. Y esto hizo que se enganchase al tabaco. Así lo explicó la madrileña a una conocida revista. Ella siempre había llevado un estilo de vida muy saludable.

La actriz decidió intentar dejar de lado el tabaco, una auténtica obsesión, en el momento en que decidió tener hijos con Javier Bardem. «No bebo, no fumo, y como de manera muy saludable. Siempre me he cuidado mucho y he llevado un estilo de vida saludable», reveló en una entrevista al medio irlandés. «Nunca he consumido alcohol, pero sí que hubo unos cuantos años durante los que fumé porque mis personajes también fumaban. Lo dejé en el momento en que decidí que iba a convertirme en madre», explicó.

Adquirió este hábito de fumar tras tener tres personajes en un mismo año con la misma obsesión, fumar. En el rodaje de Blow se llegaba a fumar unos 7 o 8 cigarrillos al día. Penélope ha cambiado radicalmente esto. Ya no quiere oír hablar del tabaco. Ahora en el cine tampoco se pueden poner personajes fumando, así que está encantada.

Desde que tuvo a sus dos hijos cambió su ritmo de vida. Ahora lleva una dieta equilibrada, ejercicio físico diario y duerme mínimo ocho horas seguidas. También recurre a la meditación para encontrar paz y tranquilidad. «Intento dormir ocho horas si puedo, y he comenzado a meditar de nuevo recientemente, lo que realmente me ayuda a apreciar el momento presente», comentó la actriz.