Kiko Rivera e Irene Rosales se van de safari

Kiko Rivera e Irene Rosales disfrutan de un día en familia con sus hijas en un parque donde hay animales en semilibertad. De esta forma dejan atrás las polémicas

Fotografía: Kiko Rivera e Irene Rosales se van de safari
Fotografía: Kiko Rivera e Irene Rosales se van de safari

Irene Rosales vuelve a ser el mayor apoyo de Kiko Rivera en estos momentos tan difíciles, donde el DJ ha sido despedido en tan solo un día de su último trabajo por sus últimas palabras. Pero no ha sido éste el único revés. El hijo de Isabel Pantoja tuvo que retirar uno de sus vídeos de Youtube, una de sus últimas canciones, por tener, según la plataforma, visitas y likes falsos, algo que él niega.

Fotografía: Kiko Rivera e Irene Rosales se van de safari

«Debido a problemas que no tienen nada que ver conmigo voy a borrar el videoclip de Amiga Mía! y volveré a subirlo el día 6», anunciaba. Manifestaba estar «tocado, pero no hundido» tras lo sucedido.

«Me dan igual los likes y los views (visitas), pero manda coj… la de tiempo libre que tiene la gente para meterme visitas falsas y que me llamen la atención», expresaba el DJ cabreado. «Yo soy 100% real. Seamos más o menos, pero de verdad. Cosas que algunos no saben lo que es. Basta ya de fastidiar y cómprense una vida, por favor!».

El cantante y su familia le ponen al mal tiempo buena cara. Kiko Rivera ha disfrutado junto a su mujer y sus dos hijas de un plan familiar muy divertido. La familia ha hecho una ruta en coche por un parque donde se encuentran animales en semilibertad.

Se encuentra en la localidad sevillana de Castillo de las Guardas. Allí han disfrutado de este paseo en una reserva natural y han podido dar de comer a algunos de los animales que estaban alrededor. Las niñas se lo pasaron en grande. Es como si estuviesen en una sábana africana. Le dieron comida a las cebras, los rinocerontes y los hipopótamos. Muchos animales se acercaban al coche.

En sus redes sociales sus seguidores pudieron ser testigos de esta experiencia. Además seguro que se rieron con los gritos de Irene Rosales pidiéndole ayuda a Kiko Rivera. Ésta quería que el DJ cerrase las ventanas del coche para que la cabeza de los animales no entrase al interior. “Me tendría que haber puesto yo al volante”, decía la mujer del DJ.

Por unas horas Kiko Rivera ha podido desconectar de su realidad. El hijo de Isabel Pantoja no lo está pasando bien. Actualmente no tiene trabajo debido a la crisis sanitaria. Canceló todos sus bolos programados y ha tenido que cerrar su discoteca Hoyo. Lleva cerrada desde mediados de marzo y no sabe si podrá abrirla de nuevo.

Publicidad