Jesulín de Ubrique y María José Campanario cierran la puerta a la mujer de Humberto Janeiro

Jesulín de Ubrique no volvió a saber nada más de la pareja de su padre tras el fallecimiento de éste el pasado verano

Fotografía: Jesulín de Ubrique y María José Campanario cierran la puerta a la mujer de Humberto Janeiro
Fotografía: Jesulín de Ubrique y María José Campanario cierran la puerta a la mujer de Humberto Janeiro

Este año ha sido especialmente difícil para los Janeiro. La familia tuvo que despedir este verano al primo de Jesulín de Ubrique que era como un hermano, y Humberto Janeiro, el padre del torero. Falleció a los 76 años de edad tras varios días ingresados en la UCI a causa de una infección en el pie por su diabetes que se complicó. En sus últimas horas, Humberto sufrió un fallo multiorgánico que lo llevó a la muerte. El «tigre de Ambiciones» nunca gozó de muy buena salud.

Sus hijos estaban rotos. Una familia unida se rompía por completo. En silencio llevó su dolor Camila Naranjo, la mujer que permaneció durante 15 años al lado de Humberto Janeiro, especialmente en sus peores momentos. Camila no se separó de su lado hasta el último respiro. Siempre fue el gran apoyo del padre de Jesulín de Ubrique.

Fotografía: Jesulín de Ubrique y María José Campanario cierran la puerta a la mujer de Humberto Janeiro

Camila está destrozada. Se encuentra totalmente sola sin él. La familia no le ha dado ningún tipo de apoyo. «Humberto había llenado su vida, se había dedicado a él por completo y ahora le cuesta sobrellevarlo», explican personas del entorno a Jaleos. Durante todos estos años a Camila se le ha acusado de interesada. Son muchos los que creían que estuvo con Humberto por dinero.

A los hijos de Humberto Janeiro les fastidió que Camila pisase un plató de televisión al inicio de la relación para contar detalles de la pareja. Los hijos le hicieron la cruz y ya no tuvieron más relación con ella, ni tan siquiera en el tanatorio, donde se notó cierta tensión y distanciamiento.

Ha encontrado un gran apoyo en su pequeño grupo de amigas. «Ella supo ayudarlo cuando salió de Ambiciones. Se fueron a vivir al adosado que ella tiene en Prado del Rey, en Cádiz. Allí fueron muy felices».  «La economía de Humberto en el último tiempo no era muy boyante y era Camila quien sufragaba algunos gastos del día a día«.