Emma García deja a todos mudos en ‘Viva la vida’ con su mayor confesión

Emma García revela ante todos sus compañeros algo insólito. Lejos de quedarse callada ante la ácida pregunta de Torito ella responde

Fotografía: Emma García deja a todos mudos en ‘Viva la vida’ con su mayor confesión
Fotografía: Emma García deja a todos mudos en ‘Viva la vida’ con su mayor confesión

Emma García triunfa con ‘Viva la vida’ y vuelve a demostrar que está capacitada para este tipo de programas. Durante diez años se la vinculó al dating show, pero por fin ha podido dar el salto a un espacio más parecido a ‘A tu lado’, donde se dio a conocer a nivel nacional. A pesar de su popularidad, la presentadora siempre ha intentado mantenerse al margen del foco mediático. Es muy discreta con su vida personal. Sin embargo, en ocasiones no le importa revelar algún detalle más privada, incluso íntimo. Una nueva Emma García.

Torito está encantado con su nueva sección en el programa. El reportero visita las casas de algunos de los colaboradores de ‘Viva la vida’. En este momento Emma García ha hecho una reflexión en voz alta y ha compartido con todos uno de sus mayores deseos, le encantaría entrar en casa de Pablo Alborán.

Fotografía: Emma García deja a todos mudos en ‘Viva la vida’ con su mayor confesión

Torito le lanzaba entonces una de sus ácidas preguntas. “¿Alguna vez has hecho un trío?”. Conociendo a Emma todos pensaban que no iba a responder a esta pregunta y se iría por la tangente, pero no. Ha dado respuesta y ha sorprendido a todos. «Sí, si preguntas yo te respondo…”, responde clara y directamente.

Una confesión que deja a todos atónitos ya que Emma siempre ha intentado mostrar una figura de mujer cauta, formal y reservada, pero esta no es la única confesión que ha hecho en el programa. Durante el confinamiento reconoció abiertamente a sus compañeros de trabajo que se sentía muy activa en el terreno íntimo. «Los primeros días estaba tan preocupada (por el coronavirus) que no tenía ganas. Ahora ha llegado un momento que me he venido arriba. Llego a casa y me despeloto… No me tocan mucho, me mandan directamente a la ducha», aseguraba con un toque de humor.