Carlota Corredera estrena nueva dentadura postiza

Carlota Corredera vuelve a 'Sálvame' con un notable cambio en su rostro. Se ha puesto carillas

Fotografía: Carlota Corredera estrena nueva dentadura postiza
Fotografía: Carlota Corredera estrena nueva dentadura postiza

Después de permanecer casi un mes alejada de los focos, Carlota Corredera ha vuelto a aparecer por ‘Sálvame’. Hasta el estreno de ‘La casa fuerte 2’ y con la actual crisis sanitaria, Jorge Javier Vázquez no tenía compromisos profesionales y por este motivo no se ausentaba del programa. Tampoco Paz Padilla, quién acabó de grabar ‘La que se avecina’ en verano y ahora no tiene ningún otro proyecto. La gallega se quedó sin sitio.

Carlota Corredera explicó que esta ausencia se debía a la agenda de sus compañeros, pero también a su mudanza y reformas de su nueva casa. Ha estado muy ocupada. La presentadora regresó con una imagen totalmente nueva. La de Vigo dejó a todos de piedra al conseguir adelgazar hasta 20 kilos. Consigue mantenerse en forma y está muy orgullosa de su cuerpo.

Ahora ha estrenado sonrisa. Como hacen casi todos los rostros televisivos, Carlota Corredera ha acudido al dentista para ponerse carillas en los dientes. Está muy feliz con el resultado y así lo ha mostrado en su cuenta de Instagram donde ha recibido centenares de comentarios positivos, aunque también alguno de negativo. La presentadora se cuidaba sus dientes, pero nadie los tiene perfectos, alineados, con el mismo corte y totalmente blancos. Ella lo ha conseguido con las carillas.

El precio de las carillas dentales varía en función del tipo de carilla que se escoja, de porcelana o de composite, y del número de carillas necesarias, pues el coste es por unidad, y en ocasiones no es necesario colocar carillas en todas las piezas dentales. Además, también varía dependiendo de la clínica dental en la que se realice el tratamiento.

En general, las carillas de porcelana son más caras que las de composite, ya que necesitan ser previamente fabricadas en un laboratorio externo. Los precios oscilan entre 150-250 euros por cada carilla de composite, y entre 400-850 euros las de porcelana.

En cuanto a la duración de las carillas, las de porcelana son las más resistentes y duran entre 10 y 15 años, mientras que las de composite se mantienen entre 5 y 10 años. La durabilidad siempre depende de una buena colocación por parte del profesional y de los cuidados que le proporcione el paciente.