Yamaha tapa la boca a Jorge Lorenzo

stop

La marca japonesa le hace la vida imposible al piloto balear

El primer desertor en el equipo de Jorge Lorenzo

10 de noviembre de 2016 (12:49 CET)

Jorge Lorenzo intenta ilusionarse con su nueva etapa en Ducati. De Yamaha está harto. Tiene ganas de irse ya del equipo japonés y está muy dolido con las últimas negativas que ha recibido. La próxima semana probará su nueva moto en los test oficiales de Dorna en Cheste, pero no podrá participar en el test privado de Ducati que se celebrará en Jerez a finales de noviembre. Para colmo, Yamaha le ha prohibido hablar de su nueva moto en sus próximas comparecencias ante los medios de comunicación.

El matrimonio entre Lorenzo y Yamaha, que comenzó en 2008, acabará muy mal. Desde hace meses, el piloto balear apenas se habla con los responsables del equipo japonés, molesto con el trato que recibe desde el día que anunció que correría en 2017 y 2018 con Ducati. En Yamaha no le perdonan su marcha y parecen haberse olvidado de los tres Mundiales de la máxima categoría que Jorge ha ganado con ellos. En 2010, 2012 y 2015.

Los responsables de Yamaha han notificado a Lorenzo que no podrá hablar de Ducati hasta el 1 de enero de 2017, una vez se haya agotado ya su actual vinculación. Hasta entonces, el piloto está en nómina del equipo japonés. A partir de enero, Maverick Viñales será su sustituto y el nuevo compañero de Valentino Rossi.