Vettel se mofa de Fernando Alonso (y Ferrari le ríe la gracia)  

stop

Los problemas con el McLaren-Honda reavivan la batalla

El último en avisar a Fernando Alonso | EFE

12 de noviembre de 2016 (15:32 CET)

No pierde la ocasión. La guerra fría entre Sebastian Vettel y Fernando Alonso es vox populi en el paddock. Los dos pilotos de Fórmula 1 no simpatizan entre ellos, por lo que a la mínima que ocurre algo, ambos aprovechan para tirarse pullas. El alemán llegó a Ferrari con la idea de callar bocas y dejar en evidencia al asturiano. Sin embargo, han pasado las temporadas y el objetivo no ha llegado a cumplirse. La marca roja ha ido a remolque de los Mercedes en los tres últimos años y, además, este curso se ha visto adelantada por Red Bull. La tensión que se vive en los boxes del equipo italiano se evidencia semana tras semana. Y es que Vettel ha dejado más de una perla para el recuerdo con sus palabras malsonantes propinadas por el team radio.

Sin embargo, en el Gran Premio de Brasil el protagonista para los medios no ha sido Sebastian, sino Alonso. El ovetense ha vuelto a tener problemas en los entrenamientos: el MP4-31 se ha parado en seco tras tener un problema en el sistema de recuperación de energía.

El Nano no ha tenido otra idea que poner una piedra para frenar el McLaren-Honda que se ha parado en una bajada. Además, la organización le ha traído una cámara y unos cascos para seguir la jornada, a lo que el español ha respondido tumbándose a verlo tan ricamente. Esta actitud no ha sentado bien a la escudería británico-nipona, ya que la peculiar ironía del ovetense no es compartida por varios sectores del equipo.

Ante esta situación, parece ser que Vettel ha aprovechado la polémica encendida por Fernando para tomar partida. Con la situación al rojo vivo, el alemán ha atizado internamente la lamentable imagen del asturiano. Tras tomar el sol en Brasil la pasada temporada, este año ha vuelto a hacer de las suyas.

El bicampeón le ha intentado quitarle hierro al asunto, pero contrariamente, sus gestos se han interpretado como una burla por parte de varios sectores. Desde Ferrari se han subido al carro. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad