Valentino Rossi tira el Mundial de MotoGP a la basura

stop

El piloto italiano se muestra alicaído, incapaz de hacer frente a su peor pesadilla: Marc Márquez

Valentino Rossi, empapado en sudor tras la ronda de entrenamientos en Termas de Hondas (Argentina) | EFE

07 de agosto de 2016 (17:21 CET)

Marc Márquez es la peor pesadilla de Valentino Rossi. Hace algunos meses lo contábamos en GOL: el piloto italiano tiene auténtico pánico de que el catalán le pase la mano por la cara y supere sus siete títulos en MotoGP (nueve contando cilindradas inferiores). La situación va a más en los últimos días. Al tiempo que Rossi alimenta el odio hacia Márquez empieza a ser consciente de que este año se le vuelve a escapar el Mundial de las manos: quedan nueve carreras y debe recortar 59 puntos al piloto más en forma del campeonato.

Por cómo habla, parece que ya lo haya tirado a la basura. "Creo que darle la vuelta al Mundial es muy difícil", cuenta un Rossi resignado, que también ve como le supera Jorge Lorenzo en la general. Una situación que cuesta más de digerir teniendo en cuenta que todo el mundo en el paddock conoce que la Yamaha es mejor que la Honda este año. Del mismo modo, el anuncio de que Lorenzo abandonaba el equipo rumbo a Ducati ha otorgado más peso a Rossi en el equipo.

Errores que no sabe descifrar

Pero ni con esas. El veterano piloto italiano –empeñado en posponer su retirada a los 37 años– no está siendo capaz de aprovechar los cables que le van echando por el camino. Y Yamaha, que lo renovó hasta 2018, le empieza a poner en bandeja una retirada paulatina. Sin prisas, ya que el icono del Dottore sigue vendiendo y se mantiene como ídolo de masas.

"La distancia que tiene Márquez es muy grande", reconoce en declaraciones a los medios de comunicación. Y, aunque intenta sacar fuerzas de flaqueza que denotan un pequeño rayo de esperanza, se muestra autocrítico: "En estas nueve carreras no he sumado todos los puntos que podía porque he cometido algunos errores". Sabe que ha fallado, pero no sabe explicar el por qué de sus errores. Eso le mata.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad