Valentino Rossi tiene un as en la manga bestial para el Mundial (¡Alucinarás!)

stop

El plan del italiano para asaltar el campeonato está en marcha

Valentino Rossi traza un plan para dejar atrás a Márquez en la clasificación de MotoGP  | EFE

13 de marzo de 2017 (13:34 CET)

Las cartas están sobre la mesa. Los test terminaron y apenas queda margen de maniobra en las escuderías. Lo que vimos en las pruebas de Losail (Qatar) son las armas que tiene cada equipo para el inicio del Mundial de MotoGP. O No.

A primera vista

Las cosas no fueron demasiado bien para Valentino Rossi en las sesiones de pretemporada. El heptacampeón estaba en todas las quinielas como candidato al título en el 2017. Las apuestas estaban a favor de que el italiano lucharía por cerrar una etapa en las dos ruedas por todo lo alto. Levantando el décimo campeonato de motociclismo (el octavo en la máxima categoría).Todavía se ve con fuerzas de ganar y quiere sumar otro triunfo antes de que sea tarde.  

Pero nada de eso. Pocas veces estuvo entre los tres cronos más rápidos en los entrenamientos. Incluso en los test de Phillip Island se vio obligado a parar, según los portavoces, por cansancio.

Para más inri, el recién llegado a Yamaha, Maverick Viñales, fue mucho más rápido. Su compañero se alzó como uno de los aspirantes más peligrosos de la parrilla al liderato de la clasificación. Fue la gran revelación del aperitivo de la temporada.

El lado oculto

Pero en Yamaha aseguran que nada es lo que parece. Aseguran que Il Dottore levantó el gas durante los test y que no fue al máximo intencionadamente.

El de Urbino había trazado una estrategia. El plan era dar protagonismo a Viñales. Desviar la atención hacia el novato para que cargue con la presión. Pero hasta que empiece el primer Gran Premio. Irá de menos a más para asaltar el campeonato.

El primer objetivo está cumplido. Se cumplen los plazos. Ningúna escudería le tiene en la lista de rivales peligrosos. Los focos están puestos en Maverick. A Valentino le queda un as en la manga y nadie se lo espera. ¡De crack!